Buscar

MUNDIARIO

¿Qué efectos mundiales podría tener la vacuna de la farmacéutica Moderna contra la Covid-19?

EE UU no es el único país que ejecuta ensayos y pruebas experimentales para dar con la tan ansiada vacuna. Reino Unido, China, Israel y Alemania son las otras grandes potencias mundiales que trabajan en el antiviral. 
¿Qué efectos mundiales podría tener la vacuna de la farmacéutica Moderna contra la Covid-19?
La farmacéutica estadounidense Moderna es la que muestra más avances en el camino rumbo a la vacuna contra el coronavirus en todo el mundo / Marca.
La farmacéutica estadounidense Moderna es la que muestra más avances en el camino rumbo a la vacuna contra el coronavirus en todo el mundo / Marca.

En medio de la crisis sanitaria que se ha convertido en la peor crisis económica, social y humanitaria del siglo XXI, ya se avizora una posible luz al final de este largo túnel que aún no acaba. En lo que se posiciona ya como una carrera científica por la reversión del ciclo biológico que tiene en reducción y descomposición a la humanidad, el desarrollo de la medicina moderna comienza a agilizar el proceso de control de la pandemia de coronavirus.

Y es que la farmacéutica estadounidense Moderna Inc. anunció este pasado martes, 14 de julio, que tiene previsto iniciar la última etapa de sus ensayos clínicos para aprobar la patente de la vacuna experimental contra la Covid-19 el próximo 27 de julio o alrededor de esa fecha. Así lo informó la compañía con respecto al registro de la fase 3 del estudio a través del portal web oficial clinicaltrials.gov (ensayos clínicos).


Quizás también te interese:

La vacuna de la empresa Moderna muestra un avance prometedor para acabar con la pandemia


A inicios de abril, el gigante farmacéutico de Estados Unidos había iniciado el proceso de investigación de la vacuna, lo que hizo repuntar el valor de sus acciones en la Bolsa de Valores de Nueva York (Wall Street) a niveles superiores al 20%. Fue a partir de ese momento que la carrera por la vacuna contra el coronavirus comenzó a ser una suerte de pulso financiero en el conglomerado de la industria farmacéutica estadounidense. 

De hecho, el Gobierno de Donald Trump apoya el proyecto de la vacuna de Moderna con casi 500 millones de dólares que la Casa Blanca concedió en presupuesto a la farmacéutica al elegirla como la delegada para crear el antiviral que podría erradicar el epicentro de la pandemia de territorio estadounidense, pues esta es una de las primeras farmacéuticas en el mundo que avanzó en su proceso hacia la fase de ensayos con humanos a gran escala.

Una carrera científica global por la supervivencia de la humanidad

Sin embargo, EE UU no es el único país que ejecuta ensayos y pruebas experimentales para dar con la tan ansiada vacuna. Reino Unido, China, Israel y Alemania son las otras grandes potencias mundiales que trabajan a toda marcha en una carrera contra el tiempo por lanzar la sustancia que finalmente inmunizará a toda la humanidad para devolverle la normalidad de su complejo sistema de vida. No obstante, esta carrera científica podría convertirse en una alarmante carrera comercial de EE UU con Reino Unido o China, que son los dos rivales de Washington cuyos avances también apuntan hacia la nueva fase de ensayos de la vacuna en humanos, en especial la nación británica.

En el ámbito netamente científico, se dio a conocer que en junio la vacuna de Moderna superó la barrera clave en un estudio con ratones. La compañía informó en un comunicado que mediante este ensayo “no incrementaría el riesgo de que la persona que reciba una dosis contraiga una enfermedad más grave y que esta otorga protección contra el nuevo coronavirus”.

Los detalles de la vacuna experimental

Pero, ¿por qué la vacuna de Moderna es la que hasta ahora se encuentra en una etapa más avanzada? En el experimento, los ratones de seis semanas de edad recibieron una o dos inyecciones de la vacuna, incluidas las dosis consideradas no lo suficientemente fuertes como para provocar una respuesta inmune protectora, según detalló la compañía.

Esto implica que los organismos de los ratones no se vieron afectados en su sistema respiratorio y el antídoto evitó que los animales murieran por asfixia.

Moderna detalló que los investigadores inocularon el virus Covid-19 en los ratones. “Los análisis posteriores buscando señales de mejoría de la enfermedad sugieren que las respuestas inmunitarias subprotectoras no causan lo que se conoce como enfermedad respiratoria intensificada asociada a la vacuna, una susceptibilidad a enfermedades más graves en los pulmones”, precisó la farmacéutica.

Por lo tanto, esa vacuna cuenta con anticuerpos que cubrieron las células de los ratones y evitaron que el virus se incubara en ellas para trasladarse al sistema respiratorio de los roedores.

“Las dosis subprotectoras no prepararon a los ratones para mejorar la inmunopatología después de la exposición al virus”, escribió el doctor Barney Graham del Centro de Investigación de Vacunas del NIAID y sus colegas en el informe del laboratorio experimental de Moderna, según una publicación del sitio web especializado BioRxiv.

Es decir, la vacuna no fortaleció todo el sistema inmunológico de los ratones, pero si impidió que el virus se multiplicara en sus organismos para causar los síntomas más graves del SARS-Cov-2 (coronavirus Covid-19).

“Pruebas adicionales también sugirieron que la vacuna induce potentes respuestas de anticuerpos neutralizantes, el tipo de respuesta necesaria para evitar que el virus infecte las células. La vacuna también parecía proteger contra la infección por el coronavirus en los pulmones y la nariz sin evidencia de efectos tóxicos”, informó el equipo investigador, según reseñó la agencia Reuters.

Esto implica que la capacidad y la esperanza de esta vacuna consiste en que tiene la carga antiviral necesaria como para producir anticuerpos que crean una especie de barrera protectora de las células en las estructuras que componen los pulmones.

“Los ratones que recibieron solo una dosis de la vacuna antes de la exposición al virus siete semanas después estaban completamente protegidos contra la replicación viral pulmonar, lo que sugiere que una sola vacuna evitó que el virus hiciera copias de sí mismo en los pulmones”, explica la farmacéutica en su informe, reseñado por Reuters.

Es así cómo queda comprobado que esta vacuna podría mutar hacia una patente definitiva debido a que posee la capacidad de cortar la replicación del coronavirus en un tiempo suficiente (siete semanas) para bloquear los efectos y síntomas de la Covid-19, que surgen en un máximo de 15 días (dos semanas).

¿La vacuna podría generar una nueva guerra comercial entre EE UU y China?

Pero el obstáculo para el nacimiento de la vacuna ya no es financiero, científico ni biológico, sino político. Esto se debe a que Estados Unidos ha dejado clara su intención de distribuir la vacuna en su población y luego venderla al resto del mundo. Su salida y cese de financiamiento a la Organización Mundial de la Salud (OMS) podría ralentizar el suministro de la vacuna al organismo para que esta sea exportada por la vía de donaciones humanitarias y subsidios a los países con economías más débiles.

Y en vista de su creciente rivalidad con China por acusarla de ocultar información sobre el virus y actuar en complicidad con la OMS para encubrir la presunta responsabilidad sanitaria del gigante asiático en el brote inicial del coronavirus, EE UU podría designar a Moderna la comercialización de la vacuna sin participación de la OMS, una situación que sería perjudicial para la humanidad ante el agresivo y hasta ahora indetenible avance de la pandemia. @mundiario