Drama en el mediterráneo: Muere un bebé de seis meses tras el naufragio de una patera

El Open Arms navegando en alta mar. / Mundiario
El Open Arms navegando en alta mar. / Mundiario
El flujo de migrantes que se lanzan al mar para intentar alcanzar las costas europeas se ha mantenido con la pandemia, aunque las cifras hayan experimentado una caída respecto al año pasado.
Drama en el mediterráneo: Muere un bebé de seis meses tras el naufragio de una patera

Un bebé de apenas seis meses de nacido murió tras el naufragio de la patera donde viajaba en brazos de su madre en medio del mediterráneo.

La embarcación estuvo por varias horas a la deriva y su suelo deshizo al momento en que los rescatistas del buque español Open Arms la abordaron para colocar los chalecos y las mascarillas a los náufragos. Cinco de las personas que aguardaban ser rescatas en la embarcación perdieron la vida en el naufragio.

 

El flujo de migrantes que se lanzan al mar para intentar alcanzar las costas europeas se ha mantenido con la pandemia, aunque las cifras hayan experimentado una caída respecto al año pasado.

El niño identificado como Joseph fue finalmente rescatado, sin embargo, los médicos de la tripulación no lograron reanimarlo. Ahora el menor, nacido en Guinea Conakri, se convirtió en la sexta víctima mortal de una jornada fatídica en la que la organización Open Arms llevó a cabo tres rescates. Desde la noche de este martes y la de este miércoles la tripulación del buque consiguió salvar a 257 personas que intentaban alcanzar Europa a través del Mediterráneo Central.

Aunado a los seis migrantes fallecidos, la Guardia Costera italiana evacuó a otras seis personas que fueron atendidas de emergencia en un hospital de Malta. La primera operación de la misión del Open Arms se inicio el martes por la tarde con una barca neumática con la proa deshinchada que llevaba más de 20 horas a la deriva y que cargaba a 88 personas fue rescatada por el buque humanitario.

Más tarde, un avión de Frontex, la agencia europea de control de fronteras, que sobrevolaba la zona alertaba por radio al Open Arms de la presencia de otra barcaza a 70 millas náuticas (112 kilómetros) de las costas libias. Pero al caer la noche se vieron forzados a detener la búsqueda. La mañana el miércoles, las dos lanchas rápidas de rescate del buque partieron en busca de la embarcación y tras hallarla unas horas después se encontraron con que el suelo de la neumática en la que viajaba el pequeño Joseph hacía aguas.

Mientras los rescatistas colocaban chalecos a los náufragos, el suelo de la barca se partió en dos. Solamente 111 personas pudieron salir del agua y llegar a salvo al barco de la ONG, pero cinco no lo lograron. Asimismo, entre las víctimas había una madre con su hija de seis años. La pequeña pudo llegar a los brazos de su padre, pero la madre no. Ahora el Open Arms navega ahora con 253 personas rescatadas, cinco cadáveres y los 19 miembros de la tripulación buscando un puerto para desembarcar. El flujo de migrantes que se lanzan al mar para intentar alcanzar las costas europeas se ha mantenido con la pandemia, aunque las cifras hayan experimentado una caída respecto al año pasado. @mundiario

Drama en el mediterráneo: Muere un bebé de seis meses tras el naufragio de una patera
Comentarios