El dolor y el tormento nunca se olvidan y no se pueden camuflar ni esconder

Lamento y dudas.
Lamento y dudas.

El alma se olvidó del lamento, por un instante...

El dolor y el tormento nunca se olvidan y no se pueden camuflar ni esconder

El alma se olvidó del lamento, por un instante, pero sólo por un instante. En seguida, el tic-toc del corazón dolido la hizo recordar.

El dolor y el tormento nunca se olvidan y no se pueden camuflar ni esconder
Comentarios