Buscar

MUNDIARIO

Los docentes iniciarán el curso sin conocer la prueba de Acceso a la Universidad

Una muestra más de la irresponsabilidad política en Educación es que los docentes de ESO y Bachillerato no saben todavía qué tipo de examen habrá para acceder a la Universidad.

Los docentes iniciarán el curso sin conocer la prueba de Acceso a la Universidad
Fracaso educativo/elsabucazo.com
Fracaso educativo/elsabucazo.com

Manuel García Pérez

Escritor y filólogo.

Llevamos varios meses denunciándolo públicamente y en privado. Pero en la tele solamente habla Marina sobre Educación.

En menos de un mes los profesores de instituto comenzarán a impartir clases en Bachillerato y, en la Comunidad Valenciana, por ejemplo, aún no se sabe qué tipo de examen será el que deberán superar nuestros alumnos el próximo junio para acceder a la Universidad. La falta de un gobierno estable y la improvisación continua de leyes y enmiendas nos sitúan en un limbo pedagógico en el que nuevamente los alumnos pagarán el pato.

Los docentes de muchas Comunidades desconocen si habrá examen tipo test como Prueba de Acceso a las carreras universitarias. O exámenes específicos según especialidad o Facultad. O exámenes teórico-expositivos. Nada. Los profesores de instituto empezarán sus clases en septiembre a ciegas, sin un modelo de examen concreto y sin criterios de evaluación debatidos y redactados.

Pero, tranquilos. Se hará lo largo del curso, sobre la marcha, y los profesores tendrán que improvisar y cambiar temas y estrategias a salto de mata, con prisas, tirando de voluntarismo, intuición y buenas intenciones. Y así no se puede enseñar.

Este apunte es un ejemplo más del desastre organizativo que la Educación vive en nuestro país en manos de unas instituciones que consideran al docente como un mero funcionario que ha de doblegarse a la desidia, a la pereza e improvisación de sus gestores y políticos. Eso sí. Luego saldrá Marina en la tele hablando de la motivación y de las emociones, y del sexo de los ángeles, mientras otros estamos en la trinchera, sin munición.  @ManuelGarciaOri