Buscar

MUNDIARIO

Dictan condena de muerte para una maestra de guardería que envenenó a 25 niños

Wang puso nitrito en la papilla de los estudiantes de otro maestro el 27 de marzo de 2019, después de que discutieron sobre cuestiones de gestión de los estudiantes.
Dictan condena de muerte para una maestra de guardería que envenenó a 25 niños
Un salón de clases. / RR SS
Un salón de clases. / RR SS

Maira Perozo

Periodista.

Una maestra de guardería ha sido condenada con a pena de muerte, tras comprobarse que envenenó a 25 niños y asesinó a uno con nitrito.

La maquiavélica determinación de atentar contra la vida de los niños fue determinante para que un tribunal local en Jiaozuo, provincia de Henan, en el centro de China, dictara la medida.


Quizá te pueda interesar

Dictan 23 años de prisión para un hombre que asesinó a su ex pareja “por su condición de mujer"


La trama de la "viuda negra": la mujer que asesinó a su esposo 20 días después de la boda


La maestra Wang Yun, del jardín de infancia local de Mengmeng, fue privada de sus derechos políticos de por vida. Wang y la persona a cargo del jardín de infancia compensará conjuntamente a los demandantes de una demanda civil.

De acuerdo con el Tribunal, Wang puso nitrito en la papilla de los estudiantes de otro maestro el 27 de marzo de 2019, después de que discutieron sobre cuestiones de gestión de los estudiantes. El nitrito es un carcinógeno y un metal pesado que daña el hígado y los riñones, de acuerdo con el Global Time.

Además, determinaron que no era la primera vez que Wang envenenaba a personas, dijo el tribunal. Wang puso nitrito que compró en línea en una taza que usó su esposo de apellido Feng el 19 de febrero de 2017 después de que la pareja discutiera. El hombre sufrió heridas leves después de beber el veneno.

El tribunal considera que Wang estaba enterada que el nitrito es un veneno mortal y que intentó deliberadamente ocultar su crimen, lo que provocó un incidente de seguridad de salud pública que preocupó seriamente a la población local.

El tribunal califica a Wang como una persona despreciable y cruel, y que las consecuencias de sus crímenes fueron extremadamente graves y que merece ser severamente castigada. Según informes de medios anteriores. En 2019, un padre de un niño de apellido Li dijo que el director del jardín de infancia lo llamó el 1 de abril de 2019 para decirle que su hija de 4 años comenzó a vomitar después de comer papilla. Cuando llega a la escuela, Li encontró a su hija y a otros estudiantes inconscientes, informó Beijing News.

El 1 de abril de 2019, más de 20 estudiantes fueron dados de alta del hospital después de recuperarse, pero un niño permaneció en el hospital con síntomas graves y otros siete fueron detenidos para una mayor observación, informó Beijing News. Las víctimas, que eran del mismo grado, comieron papilla, que generalmente se sirve dulce. "Los niños dijeron que las gachas tenían un sabor salado", dijo uno de los padres al Beijing News. @mundiario