Un niño con discapacidad logra participar en el IV Intercolegial de Atletismo en Argentina

Juan Pablo Bravo, niño discapacitado incluido en el 4to Intercolegial de atletismo del Colegio San José
Juan Pablo Bravo es el niño con discapacidad que participó con éxito en el IV Intercolegial de Atletismo del Colegio San José, en Argentina.

Su esfuerzo y el trabajo de los profesores de Educación Física prueban la importancia del deporte en la calidad de vida. Practicar deporte es imprescindible para un buen estado físico.

Un niño con discapacidad logra participar en el IV Intercolegial de Atletismo en Argentina

La figura del profesor de Educación Física es esencial, por ser uno de los profesionales con mayor responsabilidad para el presente siglo. Su trabajo puede dar lugar a casos como el de Juan Pablo Bravo, un niño con discapacidad incluido en el IV Intercolegial de Atletismo del Colegio San José, en Argentina, donde participaron alumnos de 10, 11 y 12 años en el campo de deportes de dicho centro en Tres Algarrobos. Juan Pablo Bravo logró participar con éxito en pruebas de velocidad junto a otros niños.

Todo tiene su historia. En 1938, bajo la jurisdicción del Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, se crea la Dirección General de Educación Física. Desde este organismo, y con la intención de abarcar dos funciones, una educacional y otra médico- social,  se dispuso la creación de los Departamentos de Educación Física en las escuelas secundarias. En la Resolución Ministerial N° 24 del 23 de marzo de 1939 se explicita: “Son funciones del Departamento: a) la organización y ejecución del programa anual de actividades, pruebas de aptitud física, concursos y exhibiciones....” espíritu desde el cual se  formaron  los primeros Campeonatos Intercolegiales.

El eje de esta nueva política estaba puesto en la práctica de deportes como un camino para moldear  el carácter, y establecer hábitos saludables en los jóvenes. Uno de los puntos del Programa a desarrollar por la Dirección General incluía la realización de competencias deportivas y/o gimnásticas y torneos atléticos  “en cada colegio, liceo o escuela”, según palabras del primer Director General de Educación Física, César Sotero Vásquez. El proyecto incluyó  la realización  de pruebas de evaluación de eficiencia física y enseñanza  de las danzas folklóricas argentinas.

Por Decreto del Ministerio de Justicia e Instrucción Pública  N° 11.077 del 2 de mayo de 1944, la Dirección General de Educación  Física instituyó el “Día de la Educación Física”. Este decreto, básicamente, contempla a la educación física como una contribución efectiva y eficiente para el buen desarrollo orgánico, creando asimismo, hábitos saludables de vida y acrecentando su fortaleza física y moral. Además, dictamina los cimientos pedagógicas para la formación de la personalidad de los futuros ciudadanos.

En su artículo 2º se determina que: El último sábado de octubre de cada año, los establecimientos de enseñanza secundaria, normal y especial, dependientes del Ministerio de Justicia e Instrucción Pública, realizarán fiestas estudiantiles en las que se efectuarán formaciones, desfiles, demostraciones gimnásticas y programas de juegos. Además, de ser oportuno para que en dichos  actos públicos se otorguen los premios de los concursos deportivos intercolegiales o internos y discernir las correspondientes insignias a los alumnos que, por su aptitud física y por sus relevantes condiciones de aplicación, moralidad u disciplina, hayan merecido la distinción de “adalid”.

Esto se transformó en una fiesta de importancia, que fue repetida sistemáticamente todos los años, aún después de desaparecida la Dirección General y creada la Dirección Nacional de Educación Física, Deportes y Recreación, en 1963. La Fiesta de la Educación Física se siguió realizando hasta la década del 80. En la década de 1990 desaparece,  en el marco del traspaso de los servicios educativos a las jurisdicciones.

El deporte es imprescindible

Esta celebración nos recuerda a todos que practicar deporte es imprescindible para que nuestro estado físico sea bueno,  para llevar una vida saludable y desde niños desarrollarnos adecuadamente y ser mejores personas.

Concluyendo con todo lo aquí expresado, la figura del profesor de Educación Física es esencial, por ser uno de los profesionales con mayor responsabilidad para el presente siglo. Esto se fundamenta en que es el especialista del ejercicio físico; entiéndase como tal el movimiento humano planificado y dosificado. Es un educador del físico (capacidades motoras) de la humanidad; aspecto éste que tiene una gran influencia en la salud de la misma; por lo tanto es un trabajador de la medicina preventiva,  con una gran responsabilidad en la calidad de vida de las personas.

Un niño con discapacidad logra participar en el IV Intercolegial de Atletismo en Argentina