Buscar

MUNDIARIO

Devenir publica ‘La senda honda’ del escritor oriolano José Manuel Ramón

La senda honda es un libro bello y riguroso donde el poeta es un cazador de palabras, un caminante que observa sabiéndose observado.

Devenir publica ‘La senda honda’ del escritor oriolano José Manuel Ramón
La senda honda de José Manuel Ramón.
La senda honda de José Manuel Ramón.

Ada Soriano

Poeta y escritora.

He de reconocer que soy muy selectiva a la hora de escoger un libro. Soy un tanto inconformista, tal vez exigente sería el calificativo más acertado.

El pasado mes de enero recibí un ejemplar de La Senda Honda, libro de poemas cuyo autor es José Manuel Ramón, uno de los fundadores de la revista Empireuma y amigo desde hace muchos años.

Comencé a adentrarme en esta Senda como si yo misma hubiese comprado el libro por el hecho de llamarme la atención su buena presencia, y por el contenido, tras haberlo ojeado. Es lo que se hace cuando te acercas a una librería con la intención de acaparar algo que merezca la pena, con la seguridad de que encontrarás lo que andas buscando.

Tengo por costumbre leer primero el prólogo, aunque no sigo siempre ese protocolo; pero en este caso sí lo hice y me pareció muy serio y preciso, además de elegante, el que ha elaborado José Luis Zerón para invitar al lector a sumergirse en estos versos.

Este poemario, dividido en tres partes, transpira desde su Declive hasta De regreso, pasando por Soledad consciente, calma y dolor, dolor humano, quiero decir, comprensión. Y también una incansable búsqueda con su consiguiente añoranza: “Llegué del camino de la sangre/ y no hallé aguas donde silenciosa/ limpiar la herida de mis ojos/ perseguí distancia en los cristales/ pozos de luz busqué/ donde abrevar continua mi dolencia…

Y todo esto que digo, queda lejos de sensiblerías, de hablar por hablar, ya que son poemas escritos por un hombre que ha sido capturado para bien o para mal, por un ser poderoso, la poesía.

José Manuel no se adhiere a modas ni a tendencias dominantes, no comulga con ellas. Y es así, de esta manera, donde advertimos la voz de un poeta profundo que nos deleita con un lenguaje sobrio y contundente.

Afirma José Manuel en una entrevista reciente que no concibe la creación poética con fingimiento, ya que en este caso sería literatura, no poesía. Queda claro que es consciente de que los poetas somos instrumentos al servicio de la poesía. Así lo demuestra en esta pieza única como es su poema que lleva por título De regreso: “Mi verde es el de la hiedra/ que escala arbustos o palabras/ buscando un punto de luz/ que encumbre su medianía/ sin más horizonte/ que la certeza de esta selva…