Despedida del poeta alicantino Francisco Alonso Ruiz

FranciscoAlonsoRetrat
Retrato a lápiz de Francisco Alonso. / R. Palmeral

Se no ha ido un gran amigo, una gran persona y un grandísimo poeta que llevaremos siempre en el recuerdo con su vozarrón inequívoco y sus magníficos poemas.

Despedida del poeta alicantino Francisco Alonso Ruiz

Hoy sábado, 3 de febrero de 2018, a las 12.15 de la mañana hemos despedido en el tanatorio Cristo de la Paz de San Vicente del Raspeig al amigo y poeta alicantino Francisco Alonso Ruiz, nacido en Alicante en 1948, fallecido ayer 2 febrero tras una larga enfermedad. El sacerdote del tanatorio oficio un breve responso, no misa, tras la bendición del féretro con tres golpes de hisopo, se proyectó un video con fotos  narradas por Mercedes Rodríguez. Luego varios poetas del grupo AUCA de las Letras leyeron poemas de Paco Alonso como homenaje a la gran persona que fue, y  leídos por Mercedes Alonso, Julia Climet, Manuel Parra, que cerró Luis Taza, presidente de la revista AUCA.

Asistimos una numerosos representación de poetas de otros grupos alicantinos en un último adiós, también grupos de amigos, poetas, escritores, y, por supuestos su hermana y sobrinos, ya que Alonso era solero.

Homenaje de la revista AUCA

Recuerdo que en el mes de diciembre de 2015, la revista AUCA de las Letras de Alicante le dedicó el número 35 de dicho mes. De esta revista entresaco un texto mío, que se publicó:

Paco Alonso y yo (redacto de esta crónica) nos conocimos en el año 2002 cuando nos reuníamos en la Tertulia de Frutos del Tiempo en el Café Español en la Avda. de la Constitución, que dirigía Juan Ángel Castaño, que venía desde Elche. Por aquellos años Paco había publicado Soledad del alma, 2001, en la colección Lunara de poesía de Elche de la Acción Cultural Frutos del Tiempo, y para mí, que por entonces no tenía  nada publicado, Paco representaba un consumado poeta que ya tenía libro, un poemario a la altura de Ángel Valente o Blas de Otero. Porque un poeta sin libro publicado es como un pintor sin exposiciones o un boxeador al que se le entrena y no se le da un combate.

Para mí Paco representa un poeta a imitar, y eso que él es un año menor que yo, o sea, que es un año más joven que yo. Con la lectura de Soledad del alma, aprendí algo fundamental de la poesía, como es la sinceridad y autenticidad, porque el poeta debe escribir con el alma en la mano. Es elogiable y de agradecer su lenguaje directo, sin florituras ni artificios engaños. Es una poesía de la experiencia contundente donde toca los temas esenciales de la vida y la muerte, y las eternas dudas y angustias que todo ser humano nos preguntamos, y que solamente tienen repuesta en el razonamiento filosófico y en la expresión poética. Él es un hombre humilde, gran poeta de voz contundente y eficaz. A la derecha  de la página iba el retrato a lápiz que ilustra esta necrológica .

Breve bibliografía

En los años 70 y 80 conoció y se relacionó con los poetas alicantinos de la época, ente ellos con Manuel Molina, que hemos celebrado, recientemente el centenario de su nacimientos.

Los cuatro poemarios publicados de Paco Alonso son: Acento humano, Testimonio de tiempo (1982), Soledad de alma y Cuaderno de ahora mismo, y tiene cientos de poemas tan dispersos publicados en revistas como AUCA, ESENCIAS, PALMERAL o PERITO, así como conserva numerosos poemas inéditos.

Epílogo

Recordaremos a Paco para siempre con su vozarrón potente, sus sonetos limpios, y sus poemas existencialistas. Buena gente y noble amigo siempre dispuesto a colaborar donde se le pedía, tanto por escrito como en recitales, le recuerdo en Numen o participando en homenajes de otros poetas conocidos: Hernández, Lorca, Alberti...

Nos volveremos a ver amigo poeta porque la muerte no es el final de nuestra existencia, porque en realidad la muerte es una metáfora, una licencia poética, nada más. @mundiario

Despedida del poeta alicantino Francisco Alonso Ruiz
Comentarios