El descodificador tenía que descifrar las claves de las llamadas acosadoras

Varios estudios establecen un vínculo directo entre la tenencia de armas y el elevado índice de crímenes en los Estados Unidos.
Pistola de detective.

En  el  contestador  tenía  una  clave  grabada  de  las  misteriosas llamadas  y  pensaba  ir  a  descodificarla.  Tenía  que  ir  a  ver  a  Harry,  un  chalado experto  en  sistemas  informáticos.

El descodificador tenía que descifrar las claves de las llamadas acosadoras

Cada  día  me  costaba  más  salir  a  la  calle.  Aquel  disparo  silbaba  aún  en  mis oídos.  Era  como  si  viniera  dirigido  a  mí.  Tenía  que  investigar  la  muerte  de  mi compañero  y  para  ello  era  necesario  enfrentarme  a  mis  miedos.

Sonó  el  teléfono.  Me  sobresaltó.  No  quería  hablar  con  nadie  y  dejé  que  sonara repetidamente. Saltó  el  contestador  automático....  Era  ese  hombre,  había  llamado  otras  veces.  Su  voz  entrecortada  y  ronca  me  había  quitado  definitivamente  las  ganas  de pasear  por  las  calles  de  Nueva  York.  El  mensaje  era  conciso:  “Usted  morirá  si continúa  metiendo  las  narices  donde  no  le  llaman”.  Largo  silencio  y  colgaba. Siempre  igual.  Su  método  me  empezaba  a  poner  nervioso.

Eso  afianzaba  más  mis  sospechas  de  que  la  bala  perdida  tenía  un  solo destinatario:  yo.

Por  la  noche  volvió  a  sonar  el  teléfono.  El  mismo  tipo.  Su  voz  amenazante  me cortaba  la respiración.  No  podía  llamar  al  capitán.  Le  había  prometido  que  iba  a dejar  el  caso.

Intenté  dormir  y  lo  sorprendente  es  que  lo  había  conseguido  cuando  un estrepitoso  ruido  me  despertó.  Salí  corriendo.  Revisé  cada  rincón  de  mi apartamento  palmo  a  palmo,  pero  no  había  nada  extraño  que  llamase  mi  atención en  aquel  momento.

Esa  mañana  salí.  En  el  contestador  tenía  una  clave  grabada  de  las  misteriosas llamadas  y  pensaba  ir  a  descodificarla.  Tenía  que  ir  a  ver  a  Harry,  un  chalado experto  en  sistemas  informáticos,  capaz  de  conseguir  meterse  en  la  base  de  datos de  la  mismísima  Casa  Blanca.

Ahí  estaba,  delante  de  su  puerta.  Estaba  decidido,  iba  a  entrar.  Dos  golpes  con  los nudillos  y  tres  veces  llamando  al  timbre.

Como  de  costumbre,  tuve  que  esperar  más  de  veinte  minutos.  A  saber  qué  estaba  haciendo.  Un  chirrido  de  cadenas  se  oyó  y  la  puerta  empezó  a  abrirse lentamente.  Sus  ojos  aparecieron.  Como  si  no  supiera  quién  era  empezó  a bombardearme  a  preguntas.  Tanta  desconfianza  me  hizo  pensar  que  algo  no  iba bien.  Finalmente  me  dejó  pasar.

Subimos  al  piso  de  arriba  y  le  entregué  la  clave  en  un  papel  cuidadosamente doblado:

-   ¿De  qué  se  trata  esta  vez? –  preguntó  Harry.

-   Nada  que  te  importe –  continué -   tú  sólo  dame  un  nombre.

-   Esto  te  va  a  costar  el  informe exculpatorio  sobre  mi  problema  de ...   Bueno, ya  sabes.

-   Eso  es  imposible  Harry.

-   Si  no  hay  informe,  no  hay  nombre.

Lo  miré  de  arriba  abajo,  amenazante.  Sólo  me  faltaba  que  tuviera  que  ir  a  la cárcel  por  querer  salvar  el  pellejo.  Así  que  utilicé  mis  técnicas  más  sucias  e  intenté conseguir el  documento,  pero  me  fue  imposible.

De  improviso,  empezaron  a  bailar  balas  por  todas  partes.  Empujé  a  Harry  hacia  un  rincón  de  la  habitación  y  saqué  una  minúscula  pistola  que  llevaba  en  el  bolsillo.  Apunté  y ...  “ bang “....  Aquel  hombre  de  constitución  fuerte  perfectamente trajeado  cayó  redondo  al  suelo  con  un  disparo  en  la  frente.  Era  un  milagro que  le  hubiese  dado  con  una  pistola  tan  pequeña.

Permanecía  en  el  sitio  inmóvil.  Para  mí  que  me  lo  había  cargado.  Había  que  eliminar  cualquier  rastro  de  lo  que  había  sucedido  allí, entre  Harry  y  yo  subimos  el  cuerpo  al  coche.

-   Voy  a  deshacerme  de  él  -le  dije-  Luego  pasaré  por  aquí.

Arranqué  el  coche.  Me  sentía  fatal  al  saber  que  gracias  a  mi  puntería  una  persona  había  muerto.  Debía  de  denunciarlo  en  la  jefatura.  Al  fin  y  al  cabo,  había  sido  en  defensa  propia,  pero  nadie  podía  saber  que  había  estado  con  el  descodificador.

El descodificador tenía que descifrar las claves de las llamadas acosadoras
Comentarios