Buscar

MUNDIARIO

Desarticulan una banda de esclavos sexuales con sede en Zaragoza

Luego de captarlos en Brasil con falsas promesas, la  banda informaba a la víctima que había contraído una deuda de 7.000 euros y que, para librarla, tenía que prostituirse.
Desarticulan una banda de esclavos sexuales con sede en Zaragoza
Policía Nacional. / Pixabay
Policía Nacional. / Pixabay

Maira Perozo

Periodista.

La falsa promesa de un futuro promisorio en España atrapó a un grupo de jóvenes brasileros, que a día de hoy han sido convertidos en esclavos sexuales.

La ubicación de esta organización criminal encargada de reclutar a las personas en Brasil, para ofrecerles trabajo de camareros en España, estuvo a cargo de la Policía Nacional. La banda hispano-brasileña de esclavos sexuales era dirigida desde Zaragoza. Las personas acababan atrapadas en esta red que les obligaba a prostituirse, según han informado fuentes policiales.


 Quizá te pueda interesar

La traumática muerte de un niño tras ser atacado por dos perros que le arrancaron los genitales


Por el testimonio de una de las víctimas, los agentes dieron con la organización. El hombre ha sido liberado tras ser sometido a explotación sexual. La intervención policial ha culminado con seis detenciones, cuatro en Zaragoza, una en San Sebastián y otra en la localidad tarraconense de Salou.

Los sujetos responsables están acusados de trata de seres humanos, delitos relativos a la prostitución, contra los derechos de los extranjeros, narcotráfico, blanqueo de capitales, estafa y trato degradante. En los registros domiciliarios, los agentes han intervenido documentación, equipos informáticos, teléfonos móviles y tabletas electrónicas.

Los hombres que eran convertidos en esclavos vendían sus cuerpos bajo extorsión de esta banda, que les obligaba a pagarles miles de euros en concepto de una supuesta deuda que las víctimas habían contraído con la organización por el viaje de Brasil a España.

A los que aceptaban la propuesta de trabajo, la banda les compraba un billete de avión hasta Barcelona con escala en París, para dificultar los controles de la Policía. Luego, una vez en Barcelona eran trasladados a un piso de Zaragoza, donde esta banda informaba a la víctima que había contraído una deuda de 7.000 euros y que, para librarla, tenía que prostituirse.

Los delincuentes les obligaban a consumir sustancias estupefacientes con los clientes y a obtener los datos de sus tarjetas de crédito, para usarlas fraudulentamente por parte de la organización, detallan fuentes de la investigación. Todos los miembros de esta organización operaban desde España, salvo el encargado de captar a las personas en Brasil para trasladarlas a España bajo engaño. Se trata de una pareja de brasileños afincados en España, que realizaron más de 560 envíos internacionales de dinero; por ello están acusados de blanquear más de 280.000 euros. @mundiario