Buscar

MUNDIARIO

Los delfines y orcas en cautividad son prohibidos en Francia

El país permitirá que los mamíferos que ya están en cautividad sean mantenidos por sus dueños, pero no dejará que más animales sean adquiridos ni criados.

Los delfines y orcas en cautividad son prohibidos en Francia
Delfín. / Pixabay.
Delfín. / Pixabay.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Francia impone una nueva ley y desde ahora los parques acuáticos no podrán adquirir ni criar delfines u orcas. La ley permitirá que mantengan a los animales que ya poseen pero con nuevas y estrictas normas, según informó el Ministerio de Medio Ambiente del país franco. Por su parte, organizaciones ambientalistas han dado el visto bueno a la nueva iniciativa y prevén que con esto, cada día, más países se sumen a la iniciativa y terminen de acabar con el circo de animales acuáticos.

"Para asegurar la protección de las especies, mejorar su bienestar y suprimir el sufrimiento animal, queda prohibido mantener cetáceos en cautividad", reza el nuevo decreto. Ségolène Royal, la ministra de Medio Ambiente, firmó el pasado miércoles el nuevo decreto y expuso al medio France Presse, que la medida viene luego de que se conociera que algunos parques drogaban a sus animales para que se mantuvieran tranquilos durante la cautividad.

Con el decreto, los parques deberán de hacer muchos cambios, como el "aumento de al menos 150% del espacio de los estanques para permitir a los animales alejarse de los visitantes y de otros animales". Además, la nueva ley que sustituye a la de 1981, establece que no se podrá usar el cloro para tratar el agua, no será posible el contacto directo entre público y animales, y queda completamente prohibida la inmersión de las personas a los estanques. Los parques acuáticos tienen seis meses para adaptarse a las nuevas medidas y unos tres años para crear tanques idóneos para sus animales.

Para la redacción y discusión del texto, estuvieron implicadas grandes asociaciones mundiales como el Fondo Mundial para la Naturaleza (WFF) y el Museo Nacional de Historia Natural. La ley fue discutida por todo un año, hasta que finalmente ha sido aprobada.

Muchas asociaciones como Sea Sherpherd y One Voice, enviaron un comunicado conjunto en donde exponen que, "en concreto, eso significa que se acaban los programas de reproducción, de intercambios o de importación. Sin la posibilidad de renovar los cetáceos, significará el fin de los circos marinos en nuestro territorio".

Pero no todo son puntos positivos. El dueño del mayor parque acuático de Francia, Jon Kershaw, declaró que la nueva medida es una bomba de tiempo que acarreará graves consecuencias. La media de Francia, se une a la tomada por SeaWorld desde hace algún tiempo, en donde el parque ya no criará más orcas y se centrará en otro tipo de espectáculos.