Dejad los libros al alcance de los niños: leer es crecer

Los libros, siempre un buen regalo.
Los libros, siempre un buen regalo.

Está estudiado que los niños que leen tienen mayor capacidad y progreso lingüístico, comprenderán lo que leen y serán mejores estudiantes, explica esta especialista en su artículo. 

Dejad los libros al alcance de los niños: leer es crecer

"Nunca es demasiado temprano para compartir un libro con los niños. Si aguardamos a que sepan leer para hacerlo, es como si esperáramos a que el supiera hablar para hablarle". 

Penélope Leach

 

Los adultos debemos hacer que los niños que están a nuestro alrededor lean, es nuestro compromiso fomentarles la lectura. Inculcar a los más pequeños que se apasionen por los libros es algo muy importante en su desarrollo intelectual, emocional y creativo.

Está estudiado que los niños que leen tienen mayor capacidad y progreso lingüístico, comprenderán lo que leen y serán mejores estudiantes. 

Lo normal es que los niños copien a los adultos que hay a su alrededor, cuando viven en una casa llena de libros y en la que los padres son grandes lectores, ellos también lo serán porque lo ven como un hábito cotidiano, pero a veces no siempre se cumple esta premisa y hay que estimularlos desde la cuna. 

Desde que son bebés hay que comprarles libros, los típicos libros de baño, los que son para el tacto, o cuentos para que los padres les lean a sus hijos, leer a los niños en voz alta es muy importante desde que son muy pequeñitos, un libro antes de dormir los relaja y los induce al sueño además de ser muy placentero también para el adulto. 

Desde la más tierna infancia hay que ir creándoles ese hábito, que para ellos un libro sea imprescindible y forme parte de su vida y no lo vean como un objeto extraño.  

Muchas veces en la escuela, a los niños se les obliga a leer libros que no son de su agrado, no les gusta el tema, pero se supone que son imprescindibles para el desarrollo escolar y cultural. 

Con esto muchas veces terminan cogiendo manía al hábito de leer porque lo ven como una obligación y terminan rechazando esa gran experiencia porque no han encontrado el libro adecuado. 

Los padres deben buscar con sus hijos lecturas fuera del currículo escolar. Hay que hablar con los niños, conocer sus gustos, que ellos vean que su opinión es importante haciéndoles participes de esta elección y valorar siempre que sea apta para su edad.  Una gran costumbre es ir con ellos a la librería, hablar con el librero y que les ayude a elegir un libro que les atrape, así conseguiréis que vuestros hijos lean y conozcan vidas diferentes y viajen con su imaginación a otros mundos llenos de fantasía, porque leer es mágico. Verán la lectura como un placer y el libro como un juguete. 

Como decía Günter Grass, "no hay espectáculo más hermoso que la mirada de un niño que lee". 

Ahora que llegan los Reyes Magos es un gran momento para regalarles un libro, en esta era de tanta tecnología, de tanto consumismo desmedido, no hay mejor regalo. 

Con él aprenderán a ser mejores comunicadores, más reflexivos y les beneficiará para su desarrollo como personas. Serán adultos más tolerantes, más abiertos, con menos prejuicios y como no con más conocimientos. Un niño que  lee será un adulto que piensa.

Las lecturas de nuestra infancia nos marcan durante toda la vida, yo recuerdo los libros que me dejaron huella cuando era niña y siguen siendo maravillosos en mi recuerdo, no los olvidaré nunca y vivirán siempre dentro de mi, ellos me acompañarán siempre a lo largo de mi vida. 

Descubridles a vuestros hijos un mundo infinito de posibilidades abriéndoles un libro.

Dejad los libros al alcance de los niños: leer es crecer
Comentarios