DeepMind, el avanzado sistema de inteligencia artificial de Google

12345687654321
Inteligencia Artificial. / Pinterest

La gigante tecnológica ha enfrentado a su sistema artificial con uno de sus pares y ha dado a conocer los resultados. 

DeepMind, el avanzado sistema de inteligencia artificial de Google

DeepMind no es nuevo, Google lleva experimentando con él desde hace un par de años. Lo que si resulta nuevo es que haya decido enfrentarlo a otro sistema de inteligencia artificial (IA)  para evaluar su respuesta, enfocados principalmente en si son capaces de laborar en conjunto o si por el contrario entrarían en conflicto.

El experimento para medir los ‘sentimientos’ de la IA

Para poder llevar a cabo la investigación, los científicos optaron por medir sus capacidades a través de dos sistemas de videojuegos básicos, la idea buscaba probar las reacciones y la capacidad de egoísmo de ambos agentes, además, los científicos introducirían situaciones en las que se beneficiarían si elegían ser egoístas.

El primer juego que usaron, es conocido como Gathering en el que las IA debían de recolectar unos puntos verdes, dejando atrás los azules y rojos, la jugarreta de los científicos aquí, estaba en que les dieron el poder de tener un sistema láser a cada uno, que podía paralizar al contrincante y ganar cierta ventaja.

Así los científicos aplicaron dos modalidades, la primera consistió en que el juego mostró una cantidad abundante de puntos verdes y la segunda en que había muy pocas como para satisfacer a ambos contrincantes. En el caso de la primera, las AI, solo se preocuparon por recolectar la mayor cantidad posible de puntos sin hacer caso del otro. Pero cuando la segunda entró en acción, ambos mostraron su lado agresivo y utilizaron los láseres para neutralizar al otro.

Al ver esto los científicos incorporaron mayor potencia en una de las IA para ver que hacía en estos mismos casos. Resultó que a pesar de haber abundancia de manzanas la IA mejorada disparaba el láser para aprovechar la ventaja. Lo que llevó a los científicos a considerar que el tiempo que necesitan para pensar si disparan o no el láser, requiere para ellos un mayor esfuerzo.

Ahora bien, el segundo juego consistió convertirlos en dos cazadores en busca de una presa, aquel que la atrapara ganaba los puntos, se llamó Wolfpack. En este punto, los científicos no le quitaron la mejora a la IA; pero en esta ocasión la inteligencia superior eligió compartir las ganancias con el otro componente, puesto que era más sencillo si trabajaban en conjunto.

Todo se ubica dentro de un espacio y tiempo

La conclusión de los investigadores arroja que el comportamiento de las Inteligencias Artificiales, depende enormemente del contexto; de la prueba que le son impuestas para superar y obtener algún tipo de recompensa. Algo un poco complicado si es que quieren conseguir mayores respuestas, puesto que son los científicos quienes imponen las pruebas y deciden o no si les dan algún tipo de ayuda para ver qué tan superior es uno u otro.

Así mismo, lo que si hay que apreciar, es el hecho de que los agentes entienden de recompensas. En el caso del primer juego, entendieron que si eran agresivos, podían ganar y por lo tanto obtener una recompensa; en el segundo optaron por el trabajo conjunto para obtener su ganancia. Esto nos dice mucho de la cantidad de emociones o entendimientos necesitan tener las inteligencias artificiales, puesto que los comportamientos agresivos, egoístas o que implique alguna lucha podrían afectar directamente al humanos en un futuro.

DeepMind, el avanzado sistema de inteligencia artificial de Google
Comentarios