Amigos, disfrutemos del efecto de una sonrisa y de una palabra de aliento

Atardecer en Costa Rica. / Giovanny Portuguez
Atardecer en Costa Rica. / Giovanny Portuguez

Según estudios realizados por la Universidad de Costa Rica sobre la confianza de los hogares: “El pesimismo se está apoderando de los consumidores".

Amigos, disfrutemos del efecto de una sonrisa y de una palabra de aliento

Según estudios realizados por la Universidad de Costa Rica sobre la confianza de los hogares: “El pesimismo se está apoderando de los consumidores".

Dicen los economistas que cuando se empieza hablando mal y se continúa igual, pintando panoramas desoladores, los efectos no tardan más que unos cuantos meses en repercutir negativamente en los resultados económicos.  Es lo que vemos en nuestro país, es lo que arrojan los resultados de recientes estudios realizados por la Universidad de Costa Rica, sobre la confianza de los hogares, como lo dice el investigador en su informe: “El pesimismo se está apoderando de los consumidores".

Es lo mismo que sucede cuando las personas encaran los retos de sus vidas, apuntando hacia "menos infinito" restándole grados de felicidad a su existencia.  Basta con publicar una frase punzante en Facebook y el efecto dominó hace el resto.

Se agita el corro bursátil en Asia y sus efectos repercuten en nuestra región, viaja el polvo de estrellas desde el Sahara y afecta nuestra producción.  Y ciertamente los asuntos que nos atañen pueden provocar que bajen el ánimo, la motivación y hagan que el espíritu ganador flaquee, pero no debe ser así, más allá del punto de inflexión, al igual que en los días posteriores al solsticio de invierno, la fuerza del Sol Invicto hará brillar de nuevo su luz, cual grito de esperanza que se escucha en Navidad que sigue causando efecto en millones de personas que creemos en Jesús.

Amigos, disfrutemos del efecto de una sonrisa y de una palabra de aliento, del guiño de unos ojos negros y de una caricia, de su bondad y su momento, de eso se trata la vida de los que dueños de su alegría, la comparten sin freno ni medida. Y aunque sea cuestión de efectos, ha de ser suficiente con cambiar una vocal, para que en adelante sean "afectos" por la gracia de la vida, porque es bien sabido que quien expresa afecto recibe su contrapartida.

Amigos, disfrutemos del efecto de una sonrisa y de una palabra de aliento