Las texturas relajadas que logra Xosé Cobas dominan el libro Cuadros de una exposición

cuadros-de-una-exposicion-C_01
Cuadros de una exposición, de Modest Mussorgsky.

La editorial Kalandraka recrea un mundo de ficción en el que la música de Mussorgsky y la pintura de Hartmann evocan la necesidad del arte como evasión.

Las texturas relajadas que logra Xosé Cobas dominan el libro Cuadros de una exposición

La editorial Kalandraka recrea un mundo de ficción en el que la música de Mussorgsky y la pintura de Hartmann evocan la necesidad de arte como evasión.

 

Con un texto de José Antonio Abad Varela y a través de las ilustraciones de Xosé Cobas, la editorial Kalandraka vuelve apostar por el tema de la pintura como forma de evasión en un mundo en el que las relaciones sociales y  las convenciones parecen asfixiar a quien necesita nutrirse de otras experiencias conciliadoras para comprender mejor su propia existencia. En este caso, una oca se adentra en un museo y, como metáfora de cualquier paseante que decide disfrutar de la pintura, Ocazul se introduce en las pericias y atmósferas que desarrollan los diferentes cuadros desde su interior.

Con una tersura casi palpable, las texturas relajadas que logra Xosé Cobas dominan este trabajo que adjunta además la versión de Sinopoli de la obra de Mussorgsky. Cuadros de una exposición es una reflexión sobre la propia experiencia del receptor ante el arte, una manera de reflexionar sobre sí mismo y sobre el espesor imaginario que se aloja en las fábulas y  misterios de las pinturas. Hay un trato amable en la forma de identificar el minucioso universo que bulle en el interior de las escenas pintadas, pero también asoma lo desgarrador y el miedo cuando Ocazul se encuentra sola en la galería y trata de buscar a sus compañeros sin ningún éxito. En ese momento, lo turbio y lo desesperante se confabulan para acechar al ave sin dejar de lado esa otra versión impresionista y estimulante de una música  y una pintura que apuestan por la evasión  y su delirante serenidad. Enhorabuena a Kalandraka por este  trabajo.

 

Las texturas relajadas que logra Xosé Cobas dominan el libro Cuadros de una exposición
Comentarios