A Terra en Vila do Conde, un ejemplo de por qué Portugal está tan de moda

Jurelos en un hilo.
Jurelos en un hilo.

Sus amables gentes, sus espectaculares paisajes o su deliciosa gastronomía. Los gallegos lo sabíamos, lo está descubriendo el resto del mundo. En MUNDIARIO hacemos una parada en Vila do Conde.

A Terra en Vila do Conde, un ejemplo de por qué Portugal está tan de moda

Portugal está de moda, y no sólo al otro lado del Miño. Hace ya unos años que ciertas zonas del país vecino se han convertido en refugio de grandes fortunas más allá de la época estival. De hecho, y debido a su atractivo régimen fiscal, la revista internacional Living sitúa a Portugal como el mejor país de residencia para los jubilados europeos.

Los números avalan esta moda que llena aeropuertos, puertos y ciudades. La gestión que el país ha hecho de la crisis está dando sus frutos y se nota, como no, también, en la oferta gastronómica y hotelera.

Presentación de las mesas del restaurante.

Lo hemos comprobado en los primeros días de este año en un claro ejemplo de la adaptación portuguesa a las nuevas tendencias, en el Villa C Boutique Hotel de Vila do Conde. Muy cerquita de Galicia, más aún de Oporto, este pequeño pueblo ofrece al visitante una cálida acogida, un precioso paisaje y una deliciosa gastronomía englobado a la perfección en el reformado hotel situado en la ‘freguesía’ de Azurara.

Salvaje mar en la zona del faro de Vila do Conde.

La búsqueda de lo natural, reflejado en su decoración, del producto de la tierra cocinado casi todo en el horno de leña en su restaurante A Terra y la calma y la paz  que se encuentran en su pequeño Spa y en los completos tratamientos que ofrecen hacen de este hotel un lugar perfecto para pasar, por ejemplo, un fin de semana.

Casi todo se elabora en el horno de leña en A Terra.

Incluso con mal tiempo, nuestra estancia ha sido deliciosa. El sabor a leña de la masa de la pizza, la exquisita carne cocinada con la calma que contagia el ambiente, la diferente receta de ‘bacalhau’ con el potente 'queijo da Serra' o la original presentación de unos sabrosos jurelos, por supuesto todo acompañado por los vinos de la Ribeira do Douro, provocaron quenos acompañaran a casa  unos cuantos quilos de más, pero sin duda mereció la pena.

Riberia do Douro para acompañar la cena.

Mucho ha cambiado Portugal desde nuestras primeras visitas a comprar todo lo necesario para la casa hasta ahora que vamos por el mero placer de viajar, pero hay algo que no ha cambiado. Antes y ahora, Portugal es como una segunda casa, un país humilde que te invita  disfrutar con sus amable gentes de todas sus bondades. @tasteatandenjoy te lo recomienda. @mundiario

A Terra en Vila do Conde, un ejemplo de por qué Portugal está tan de moda
Comentarios