Los cuadernos de Marie Curie que siguen siendo radiactivos

6655432
Marie Curie en uno de sus laboratorios. / Google Sites.

Más de 80 años después de su muerte, cuadernos que pertenecieron a la nobel de la física y la química continúan siendo sumamente radioactivos y peligrosos.

Los cuadernos de Marie Curie que siguen siendo radiactivos

Marie Curie fue una mujer muy adelantada a su época que rompió con toda clase de normas y entregó su vida a la ciencia que tanto amaba. Se casó con Pierre Curie, quién también ganó el Nobel de la Física por sus trabajos, pero especialmente fue el máximo apoyo de la científica para lograr alcanzar sus metas.

Durante años Marie tuvo que luchar en en contra de una sociedad machista que no le permitía estudiar ni desenvolverse por ser mujer, su esposo tuvo que intervenir numerosas veces para que se le permitiera continuar con sus trabajos y lograra sobresalir. Tanta era la denigración por su género que incluso en 1903 la academia que otorga los premios Nobel iban a prescindir de entregarle el galardón solo por ser mujer, e iban a otorgarle el honor solo a su esposo Pierre y a su colaborador Henri Becquerel. Uno de los miembros decidió notificarle a Pierre sobre lo que pasaría y este último anunció que no recibiría el premio si la academia no reconocía a Marie como otra de las investigadoras que ayudó a descubrir la radiactividad.

Luego de este episodio la Real Academia de las Ciencias sueca, reconocería a la mujer y convertiría a Marie en la primera ganadora femenina de este importante premio. Después de ser galardonada, la situación de Curie mejoraría un poco y se le daría un poco más de atención y respeto en el campo científico.

Una vida de escándalos, tristezas y logros

45354354

Cuaderno con altos grados de radiación perteneciente a Marie Curie. / Pinterest.

A partir de 1906 viviría distintas etapas difíciles, desde la muerte de su esposo, el escándalo, la depresión, el continuo acoso de la prensa, el racismo y la xenofobia; pero con todo esto y dos hijas de las cuales hacerse cargo, Curie nunca detuvo sus estudios científicos, lo que la llevó a ganar en solitario el Nobel a la Química en 1911, por el descubrimiento de dos nuevos elementos, el polonio y el radio; convirtiéndose así en la primera persona en ganar dos Nobel.

La vida de esta mujer estuvo marcada por tragedias y logros, ayudó a descubrir la radiactividad, creó técnicas para el aislamiento de los isótopos radiactivos, descubrió dos nuevos elementos químicos, fundó dos institutos dedicados a los estudios científicos y creó unidades móviles de radiografías que ayudaron a salvar muchas vidas durante la Primera Guerra Mundial. Todo esto implicó que durante mucho tiempo manipulara material radioactivo, que solía llevar encima, como los tubos de ensayo que llevaba en sus bolsillos o guardaba en su escritorio; además se expuso constantemente a las radiaciones X durante la guerra para realizar las radiografías, todo esto sin protección.

Su cuerpo prácticamente se encontraba cubierto de material radioactivo que terminó infectando muchas cosas, entre tantas, sus libros. El laboratorio en donde ella descubrió el elemento radio forma parte de una anécdota interesante, éste se encontraba a las afuera de París y durante mucho tiempo fue utilizado y en él practicaron múltiples experimentos en los que no se tomaron las medidas sanitarias adecuadas por desconocimiento.

En la década de los 80 se conoció que en el barrio donde estaba el antiguo laboratorio presentaba un importante aumento de cáncer, lo que llevó al gobierno francés a limpiar el edificio y retirar permanentemente los instrumentos, libros y demás artefactos, puesto que éstos estaban causando que los niveles de cáncer de la población aumentaran significativamente.

Muchos de los artefactos fueron destruidos, pero muchos otros eran considerados como parte importante de los estudios que llevaron a cabo los Curie y que revolucionaron los campos físicos y químicos, estableciendo un antes y después en la vida humana. Así que el gobierno francés tomó la decisión de preservar muchos de los libros que hoy en día se encuentran en la Biblioteca Nacional de Francia, concretamente en su sótano, almacenados en cajas de plomo para evitar que la radiación que contienen afecte a los humanos. No todo el mundo puede manipularlos, su uso es exclusivo de investigadores y ellos tienen que firmar un documento legal en el cual toman como suya la responsabilidad de manejar material radioactivo y además deben de usar una ropa con protección especial para poder acceder a ellos.

Años han pasado desde la última vez que los Currie utilizaron estos libros, pero aun así su peligrosidad no ha disminuido, y aunque formen parte de un patrimonio incalculable, los humanos están peligrosamente cerca de contraer el cáncer o cualquier tipo de enfermedad rara si los manipulan. Marie Curie dedicó su vida a la ciencia, esto la llevó a desarrollar anemia aplásica, una enfermedad que impide el crecimiento completo de las células de la médula ósea y terminó acabando con su vida en 1934.

En 1995 cuando el gobierno francés decidió otorgarle el honor de ser enterrada en el Panteón de París, tuvieron que crear un ataúd especial con paredes de plomo para evitar que la radiación que emanaba de su cuerpo no afectara a nadie que se le acercara. Por méritos propios esta mujer se convirtió en un personaje ilustre que hoy representa los logros que toda fémina puede llegar a alcanzar en los campos científicos.

3432434

Edificio infectado por altos grados de radiación que el gobierno francés tuvo que limpiar. / Twitter.

Los cuadernos de Marie Curie que siguen siendo radiactivos
Comentarios