La Cruz Roja dice que “es imposible” evacuar a los civiles de Mariúpol

Refugiados esperan cerca de un autobús. / @monti_63 en Twitter.
Refugiados esperan cerca de un autobús. / @monti_63 en Twitter.

El convoy de ayuda humanitaria del CICR tuvo que dar la vuelta y regresar a Zaporiyia, por el incumplimiento de la tregua entre Moscú y Kiev para evacuar a los ciudadanos.

La Cruz Roja dice que “es imposible” evacuar a los civiles de Mariúpol

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) afirmó que le “es imposible” llegar hasta la sitiada ciudad de Mariúpol, al sureste ucraniano, para escoltar el convoy humanitario de personas que buscan escapar de los intensos e incesantes bombardeos de las tropas rusas, que mantienen atrapados al menos a 160.000 residentes en la urbe.

Este jueves se había acordado un alto al fuego, entre los funcionarios de alto nivel de los Gobiernos de Rusia y de Ucrania, para que este viernes se abriera por primera vez desde el inicio de la guerra, hace cinco semanas, un corredor humanitario que permitiera que miles de personas escaparan de Mariúpol hacia la ciudad ucraniana de Zaporiyia, pasando por un punto de control ruso en la ciudad controlada de Berdiansk. Ese fue el consenso al que llegaron las autoridades.

Sin embargo, el CIRC confirmó que su equipo de nueve personas y de tres vehículos no pudo acompañar a los refugiados este viernes, e informó de que el convoy de la Cruz Roja tuvo que dar la vuelta y regresarse hasta Zaporiyia, de donde partieron, por la ausencia de garantías de que se respetara la tregua entre rusos y ucranianos.

No hay garantías

El organismo de auxilio internacional había planificado enviar al equipo para que lideraran un convoy, de 48 autobuses y cientos de vehículos particulares, con la intención de brindar acompañamiento y seguridad durante la evacuación. Sin embargo, no pudieron llegar. Han resuelto reanudar el viaje para el sábado, si las condiciones lo permiten.

Desde tempranas horas del viernes, el equipo en Zaporiyia había dudado de si la operación podía ser posible, pues “la evacuación de civiles es extremadamente complicada”. El CICR explicó que lo que detuvo la misión es la falta de garantía de que las tropas “estén al tanto del acuerdo entre Kiev y Moscú” para abrir un corredor humanitario. “Para que la operación funcione, es fundamental que las partes respeten los acuerdos y ofrezcan las condiciones y garantías de seguridad necesarias”, dijo la organización.

Otro factor que incidió fue la falta de consenso hacia dónde trasladar a los civiles. “Si se produce y cuando se produzca, el papel del CICR como intermediario neutral será dirigir el convoy desde Mariúpol a otra ciudad de Ucrania”, dijo su portavoz, Ewan Watson, a los periodistas en Ginebra, sede del Comité.

Salida masiva sin escolta

La desesperación de esperar otro día más no caló bien para algunos de los residentes. Muchos optaron por escapar sin la protección internacional neutral que la Cruz Roja les ofrece, aunque en estas últimas semanas no había sido capaz de que se respetara su posición humanitaria neutral, dado que, en los primeros acuerdos de alto al fuego, donde el CICR participó como garante de seguridad, los ataques se reanudaron en medio del cruce de los civiles.

El Ayuntamiento ha denunciado que al menos 2.000 personas, a bordo de algunos de los autobuses que pudieron llegar a Mariúpol, partieron de la ciudad junto a un número indeterminado de vehículos particulares, rumbo a la ciudad de Berdiansk, como se había estipulado.

Sin embargo, las autoridades ucranianas explican que, sin el aval de la CICR acompañándolos, podría ser posible que los refugiados no serían capaces de llegar a Zaporiyia, y que podrían ser retenidos por los rusos, para ser llevados a los “campos de filtración” desde donde se denuncia que Moscú deporta a los desplazados captados, contra su voluntad, a ser deportados a ciudades deprimidas o apartadas de Rusia para trabajar.

El alcalde de Mariúpol, Petro Andryushchenko, denunció lo peligroso del escape y advirtió de que, “las fuerzas de ocupación se han negado de forma categórica a permitir la entrada de ayuda humanitaria, ni siquiera en pequeñas cantidades”. La entrada de los insumos de primera necesidad que iban en los autobuses hacia Mariúpol, destinados a la urbe que continúa enfrentando el colapso de todos sus servicios públicos, fueron decomisados por el punto de control ruso en Berdiansk. @mundiario

La Cruz Roja dice que “es imposible” evacuar a los civiles de Mariúpol
Comentarios