Buscar

MUNDIARIO

Crisis en la ciencia española: contratos ilegales para los expertos

No importa si tienen años trabajando en el centro o son unas eminencias en sus especialidades, sus contratos son temporales y lleva años siendo así, cuestión que se agudiza gracias al gran recorte que sufrió la ciencia española.

Crisis en la ciencia española: contratos ilegales para los expertos
Científica. / RR SS.
Científica. / RR SS.

Natalia Souto

Colaboradora.

La estrategia científica en España no funciona. La afirmación no es nueva, es algo que lleva rondando desde hace un tiempo y que solo logra hacer que expertos formados en la nación salgan huyendo hasta países en donde sencillamente sean valorados. El mejor ejemplo de esto, son los casos que están siendo denunciados en organismos como el Centro Nacional de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), donde el pasado año fueron admitidos hasta 30 casos de contratos ilegales.

La ciencia en España está pasando por su momento más acido debido a que los recortes de presupuesto y el poco impulso que recibe

Entre ellos se encuentra el de Cristina García, una licenciada en química especializada en protección radiológica. Desde el año 2006 la mujer empezó a trabajar con el Ciemat por medio de contratos temporales que cada cierto tiempo debía renovar con la incertidumbre de que en algún momento el centro podría romper relaciones con ella y no habría ningún problema porque al fin y al cabo, era un trabajo temporal, no importa si desde que fuera contratada, la científica había logrado convertirse en la supervisora de los rayos X y una experta en su campo.

En marzo de 2016, la científica finalizaba un contrato con el centro, y cuando supo que no había esperanzas de firmar otro, García se atrevió a denunciarlos. Desde entonces ha estado envuelta en una batalla legal en donde ella desea regresar a Ciemat porque –tal como aseguró a El País- le gusta su trabajo.

La ciencia en España está pasando por su momento más acido debido a que los recortes de presupuesto y el poco impulso que recibe, muchos profesionales se ven en la necesidad de tomar decisiones arriesgadas. Algunos deciden irse y hacer vida en otros países en donde sus profesiones sean respetadas, tantos otros lo tienen complicado porque tienen pareja, hijos o familia, resultando muy difícil decidir irse, así que toman la opción que les ofrecen los centros científicos españoles.

Sobre la solución de este problema, un portavoz de la secretaría de Estado de I+D+i en el Ministerio de Economía expresó que en la ley de Presupuestos Generales del Estado de 2018 irá incluida una “tasa para la estabilización del empleo en organismos públicos de investigación, fundaciones y consorcios que permitirá la contratación indefinida de hasta 2.500 científicos y técnicos con más de tres años de antigüedad”. ¿Será suficiente para solucionar el problema? @mundiario