Crece el uso de las bicicletas públicas en las principales ciudades españolas

Parque de bicicletas públicas en Málaga / conbici.org
Parque de bicicletas públicas en Málaga. / conbici.org

Según un estudio realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), uno de cada tres habitantes de las grandes urbes españolas utiliza la bicicleta al menos una vez por semana.

Crece el uso de las bicicletas públicas en las principales ciudades españolas

Parece que la bicicleta gana adeptos año tras año. Los nuevos planes de integración de carriles-bici, los sistemas de alquiler públicos y la creación de aparcamientos específicos, impulsan el uso del vehículo que menos contamina de todos, la bicicleta. Además, está considerada el medio de transporte más rápido, barato y respetuoso con el medio ambiente para recorrer distancias urbanas de entre uno y ocho kilómetros.

Según este estudio, las ciudades que más la utilizan son Valencia, Vitoria y Zaragoza, con una media de uso por semana que se encuentra en torno al 46% del total de sus habitantes, un verdadero éxito que se ha venido gestando estos últimos años.

Los factores que se han de tener en cuenta a la hora de considerar una urbe como “apta” para el uso de la bicicleta son clave para entender porque ciudades como Madrid o Las Palmas se han quedado en los últimos puestos de este ranking de uso y valoración. La orografía, el clima o la extensión de la ciudad, son las principales características que se estudian antes de decidir si merece la pena moverse en bicicleta o no.

En este sentido, también es muy importante la predisposición de los municipios y sus correspondientes alcaldías para facilitar la seguridad de los ciudadanos que decidan apostar por este medio de transporte. En ciudades como Barcelona, la disposición de carriles adaptados y una buena señalización, han sido el factor clave para el éxito de su sistema, denominado “bicing”, que ha generado como efecto colateral a su triunfo unos 50.000 nuevos usuarios de bicicletas privadas.

La mejor red ciclista la encontramos en Sevilla. En la ciudad hispalense, sus 140 kilómetros de vías urbanas están considerados los más cómodos y seguros. Para llegar a esta conclusión, se han tenido en cuenta aspectos como la extensión de las vías, el trazado, la visibilidad o la conectividad. Suspenden de nuevo Madrid y Las Palmas, en donde se reúnen “todo tipo de errores en el diseño”, según OCU.

En el caso de la capital, Madrid ha inaugurado recientemente un nuevo sistema público de alquiler de bicicletas que parece no haber tenido un buen estreno. El día de su puesta en marcha, el “BiciMad”, que ha conseguido el registro de alrededor de un millar de usuarios nuevos tan sólo durante la primera hora de su estreno, se ha visto envuelto en graves problemas informáticos que han dejado tirados a sus primeros clientes. Un error que según el ayuntamiento y la empresa concesionaria, Bonopark, se debió a una “brutal demanda” que afectó seriamente al sistema informático, ralentizando su funcionamiento.

 

Seguridad Vial
El pasado 9 de Mayo entraba en vigor la nueva ley de tráfico. En ella se renuevan aspectos clave como los límites de velocidad, las sanciones o todo lo referente a los usuarios ciclistas. Estos están obligados, ahora por ley, a una serie de medidas para garantizar su seguridad como por ejemplo el uso obligatorio de casco en ciudad para los menores de 16 años.
Entre las nuevas medidas, encontramos la que permite a los ciclistas circular por debajo de los límites de velocidad mínimos establecidos (sólo en determinadas vías) y la imposibilidad de inmovilizar una bicicleta aunque su conductor sea multado por una infracción que sí lo implicaría tratándose de otro vehículo.
Me gustaría exponer a continuación, un extracto del reportaje de la Dirección General de Tráfico (DGT) titulado “Pedalear hasta el trabajo”, que trata de aconsejar a los nuevos usuarios de la bicicleta para concienciarlos de que el ciclista, cuando está circulando, lo hace como un vehículo más.
> “El ciclista circula en un vehículo más, con derechos y obligaciones, como los demás. Y debe obedecer las mismas normas y señales. –algunos ciclistas no lo hacen y ´extienden´ la mala fama del grupo-. Es importante conocer las normas de circulación antes de usar la bicicleta para desplazarse y saber que también pueden sancionarse sus infracciones.
> Al ser un usuario vulnerable, debe tener especial cuidado y preveer situaciones complicadas, tratando de anticiparse a las intenciones de otros usuarios para evitar choques”.

 

Crece el uso de las bicicletas públicas en las principales ciudades españolas
Comentarios