Craig Armstrong explora los límites del techno y del pop en As if to nothing

Fotografía de Rick Guest que sirvió de portada al disco As if to nothing, de Craig Armstrong.
Fotografía de Rick Guest que sirvió de portada al disco As if to nothing, de Craig Armstrong.

En el disco As if to nothing, Craig Armstrong busca nuevas formas de explorar los límites del pop y del techno para crear espacios de reflexión. Escribe todo un experto.

Craig Armstrong explora los límites del techno y del pop en As if to nothing

En el disco As if to nothing, Craig Armstrong busca nuevas formas de explorar los límites del pop y del techno para crear espacios de reflexión. 

 

Que grupos musicales como U2 o Massive attack se conviertan en emblemáticos y que algunas bandas sonoras como Moulin Rouge mejoren notablemente la calidad estética de la película, depende de talentos como el del músico escocés Craig Armstrong. Su osadía compositiva es trabajar en la creación de sonidos, ritmos y acompañamientos que exploren las posibilidades del pop-rock y del techno.

    David Bowie, Brian Eno y el propio Craig Amstron representan a esos músicos inconformistas que, bebiendo de diversas fuentes artísticas, añaden diferencias y matices determinantes a sus composiciones y a las de otros grupos que intentan desmarcarse de la ortodoxia del pop más comercial. Consiguen así que el efecto del género sea más duradero y de una mayor profundidad. As if to nothing es un ejemplo en el que Craig Amstrong elabora una serie de piezas que, sin alejarse en exceso de los esquemas reiterativos del pop, introduce atmósferas decadentes y nostálgicas, expresando un lirismo mucho más evocador. Sencillamente onírico.

  Juegos de voces que se cruzan, himnos, resonancias metálicas y baladas con una instrumentación orquestal que supera la mediocridad de los ritmos que se escuchan hoy en día gravitan en torno a este álbum del escocés. Armstrong no renuncia a esa influencia de la New Age que conoce bien al igual que muchos autores de su generación, reconociéndose, sin embargo, también en este disco la herencia de compositores como Shostakovich, Mahler o Prokófiev. As if to nothing es una una continuación menos simplista de aquel sugerente The space between us, de 1998. En los dos discos, Craig Armstrong cruza el umbral y sus temas parecen piezas de una banda sonora que nos sumerge en esos espacios urbanos que tenemos en la memoria como consecuencia del cine o de la literatura; la ciudad es esa distopía que está vinculada a las falacias de la percepción, al individualismo y a la necesidad de escapar de un laberinto de avenidas reales e imaginarias. Basta con escuchar Inhaler o Wake up in New York.

   As if to nothing se revela como una propuesta que fusiona lo melódico con estimulantes atmósferas, conviertiendo la música en un espacio de reflexión para buscar en nosotros mismos algún atisbo de esperanza cuando las cosas se tuercen. Música para desparecer por unos momentos y alejarnos de las rutinas impuestas. Vibraciones que nos llegan de algún lugar desconocido como sucede con otros artistas (Cliff Martínez o Clint Mansell) para recordar esos pensamientos que no podemos expresar con las palabras.

 

Craig Armstrong explora los límites del techno y del pop en As if to nothing
Comentarios