La Covid-19 influyó en la capacidad para identificar a las víctimas de la trata de personas

La trata de personas constituye uno de los principales ingresos del crimen organizado. / RR SS
La trata de personas constituye uno de los principales ingresos del crimen organizado. / RR SS

La agencia de la ONU dijo que en ciertas regiones, los descensos en las condenas han sido más acusados, llegando al 56% en Asia Meridional y el 45% en América del Sur.

La Covid-19 influyó en la capacidad para identificar a las víctimas de la trata de personas

Según un nuevo informe de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), se están identificando menos víctimas de la trata de personas, a pesar de que la pandemia de la Covid-19 y otras crisis están aumentando su vulnerabilidad.

De acuerdo al reporte ‘Informe Global en Trata de Personas’,  el número de víctimas detectadas disminuyó un 11% en 2020 con respecto al año anterior. Además, la cifra de condenas por delitos de trata también disminuyó un 27% en el mismo período, acelerando una tendencia a largo plazo registrada desde 2017.

El estudio publicado este martes señala que a pesar de haber reducido las oportunidades de actuación de los traficantes, la pandemia puede haber debilitado la capacidad de las fuerzas del orden para detectar a las víctimas. Por ello, Ghada Waly, directora ejecutiva de la agencia, manifestó que “la ONU y la comunidad de donantes tienen que apoyar a las autoridades nacionales, sobre todo en los países en desarrollo, para responder a las amenazas de la trata, e identificar y proteger a las víctimas, especialmente en estados de emergencia”.

Y es que, el análisis reveló que durante la pandemia se detectaron menos casos de trata con fines de explotación sexual, debido al cierre de espacios públicos. Sin embargo, estas restricciones pueden haber empujado esta forma de trata hacia lugares más ocultos y menos seguros.

Aumentan los riesgos

Los conflictos ofrecen oportunidades que los traficantes pueden explotar, ya que millones de personas son desplazadas. De hecho, el informe sostiene cómo la mayoría de las víctimas son originarias de países de África y del Medio Oriente.

Los dos grupos más vulnerables son los niños y las mujeres. Según el examen de los casos judiciales, las víctimas femeninas son objetos de violencia física o extrema a manos de los traficantes, en una proporción tres veces superior a la de los varones, mientras que los menores son objeto de secuestro y trata casi el doble de veces que los adultos.

Ahora bien, las mujeres investigadas por este delito tienen más probabilidades de ser condenadas que los hombres, lo que sugiere que el sistema de justicia discrimina a este colectivo. @mundiario

La Covid-19 influyó en la capacidad para identificar a las víctimas de la trata de personas
Comentarios