Cosano se siente honrada de recibir el premio que lleva el nombre de su primer maestro

Helena Cosano, con su galardón, en el acto de entrega. / Mundiario
Helena Cosano, con su galardón, en el acto de entrega. / Mundiario

La escritora y diplomática recibió el Premio Internacional de Literatura Rubén Darío por la calidad de su obra literaria y en especial por su último libro, Almas Brujas.

Cosano se siente honrada de recibir el premio que lleva el nombre de su primer maestro

La escritora y diplomática recibió el Premio Internacional de Literatura Rubén Darío por la calidad de su obra literaria y en especial por su último libro, Almas Brujas.

"Rubén Darío siempre ha sido un referente por la perfección técnica de su estilo, su conmovedora belleza formal, rítmica y melodiosa. Me siento muy honrada de recibir este premio que lleva el nombre de mi primer maestro", manifestó la escritora y diplomática Helena Cosano en el acto de entrega del Premio Internacional de Literatura Rubén Darío 2014, promovido por el Grupo Sial Pigmalión, con el que se reconoce la calidad de su obra literaria y, en especial, de su último libro, Almas Brujas.

El evento, que tuvo lugar la noche del pasado 30 de septiembre en el Salón del Campus CEU Argüelles (Madrid), estuvo presidido por Javier López Galiacho, patrono de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, anfitrión del acto, y Basilio Rodríguez Cañada, presidente del grupo Sial Pigmalión. Durante el transcurso del mismo fueron tomando la palabra los miembros del jurado que otorgó el premio (a excepción del periodista y escritor Andrés Aberasturi, que no pudo asistir): el propio Rodríguez Cañada; el periodista David Felipe Arranz; el músico y cantautor Luis Eduardo Aute; el historiador y escritor Javier Bahamonde Santisso de Ossorio; el director de cine, poeta y escritor Emilio Barrachina; la escritora Isabel Camblor; el arquitecto y escritor Carlo Emanuele Ruspoli y la periodista Ángela Merino.

A la vez que recordaron la figura de Rubén Darío, quien al igual que Cosano ejerció la diplomacia, los distintos ponentes destacaron las cualidades de Helena Cosano como autora literaria y se refirieron también a sus múltiples facetas, entre ellas las de diplomática, traductora (habla y escribe en múltiples idiomas) o articulista. E incluso fueron más allá, como lo hizo Carlo Emanuele Ruspoli, que resaltó su “asombroso carácter”, que refleja esa “señal espiritual que queda como efecto de experiencias importantes, de su sensibilidad y propensión natural a dejarse llevar por los afectos de compasión, humanidad y ternura, de su capacidad de desvelar las perturbaciones anímicas, tristezas, depresiones, abatimientos, desconsuelos de sus personajes y de su magistral pluma capaz de ofrecer una visión mágica de sus relatos y sus prosas poéticas”.

Asimismo se pusieron de manifiesto a lo largo de la noche algunos paralelismos existentes entre Helena Cosano y Rubén Darío, descrito éste por su compatriota Pedro Alfonso Morales, escritor, poeta y profesor de Lengua y Literatura, como el “poeta de los cisnes, seres mitológicos, ciudades lejanas y musicalidad verbal”, según evocaron los ponentes, que coincidieron en felicitar a la premiada por la variedad de su obra (novelas, relatos cuentos, poemas…), una “obra que despierta al leerla hondos sentimientos y emociones muy profundas”, y su gran dominio de los distintos géneros, subgéneros y estilos literarios.

Helena Cosano, colaboradora de MUNDIARIO, es autora del libro de relatos “Almas Brujas” (Pigmalión Edypro, 2013) y las novelas "Tres reencuentros y nueve días de amor teórico" (Dossoles, 2004) y “Cándida Diplomática” (Algaida –Grupo Anaya-, 2011), así como un libro de cuentos.

Una escritora cosmopolita
Helena Cosano nació en Nueva Delhi (India) y pasó allí los primeros años de su vida. Su infancia transcurrió a continuación entre Moscú y París, donde se escolarizó en primaria y empezó a escribir cuentos a una temprana edad. Fue laureada por el Gobierno francés con el primer premio de literatura española en el Concours Général des Lycées (1994). Cursó estudios universitarios de Filosofía, Psicología, Derecho y Filología Rusa en París, Viena, Madrid y Moscú, así como en la Escuela Nacional de Administración (ENA, Estrasburgo). A los 19 años descubrió el yoga y la meditación, que le abrirían las puertas de la sabiduría oriental, marcando profundamente su forma de ver el mundo y de interpretar la existencia.
A finales del año 2004 aprobó los exámenes de ingreso a la Carrera Diplomática y durante unos años compaginó su actividad como escritora con la de diplomática, figurando entre sus destinos la segunda jefatura de la Embajada de España en Kazajstán. Posteriormente y durante 3 años fue consejera ante la Conferencia de Desarme en la Misión de España ante la ONU en Ginebra.

 

Cosano se siente honrada de recibir el premio que lleva el nombre de su primer maestro
Comentarios