Buscar

MUNDIARIO

A Coruña no podrá celebrar la multitudinaria noche de San Juan

Las Hogueras de San Xoán son fiestas declaradas de Interés Turístico Internacional que suelen congregar a más de 100.000 personas en las playas y andenes de Riazor y el Orzán.
A Coruña no podrá celebrar la multitudinaria noche de San Juan
Hogueras en las playas urbanas de Riazor y Orzán.
Hogueras en las playas urbanas de Riazor y Orzán.

Firma

Juan Ramón Baliñas Bueno

Juan Ramón Baliñas Bueno

El autor, JUAN RAMÓN BALIÑAS, es colaborador y analista económico de MUNDIARIO, donde también escribe sobre el Camino de Santiago. @mundiario

El Ayuntamiento de A Coruña ha tomado la decisión de suspender las Hogueras de San Xoán en “a noite meiga” del 23 de junio en la playas de la ciudad. Estará prohibido por el ayuntamiento encender hogueras en las playas de la ciudad. Estarán precintadas para que no se pueda bajar y evitar una concentración que podría contagiar a las concurrentes con la pandemia del Covid-19, según manifiesta la alcaldesa Inés Rey. De momento se desconoce si se podrá hacer hogueras en otros lugares de la ciudad.

Los celtas celebraban el 21 de junio la llegada del solsticio de verano (el día más largo del año, a partir de ahí los días son más cortos) encendiendo hogueras para dar más fuerza al sol y para protegerse de los malos espíritus. Los celtas pensaban que los espíritus andaban libres al ponerse el sol: “por San Xoán bruxas e meigas fuxirán”. También creían que las plantas que crecían en dicho tiempo tenían poderes curativos por lo que las recogían en dicha noche. En Galicia la noche del día 23 de junio se ponen a remojo en agua, al rocío de la noche las siete plantas siguientes: Malva, Codeso, Romero, Hierba luisa, Abeloura (hierba de San Juan), Fiuncho (hinojo) y Fento macho (helecho).

Por la mañana se retiran las plantas y se lava la cara con la olerosa agua de propiedades medicinales que al mismo tiempo se creía que curaban del mal de ojo y espantaban las meigas (brujas). Estas costumbres de los celtas se han ido manteniendo a lo largo de la historia. La iglesia católica ha incorporado muchas de estas celebraciones a sus cultos. Así en este caso vemos como la fiesta se transforma en “la víspera de San Juan” la noche del 23 se encienden las hogueras, quemando lo viejo para dar paso a lo nuevo,  celebrando el nacimiento de San Juan Bautista el día 24 de junio.

Este año 2020 los coruñeses no podrán encender las hogueras de San Juan ni prender fuego a la bonita falla que cada año arde en la playa de Riazor. Es un tributo más que se paga a la pandemia del Covid-19. Ahora bien, lo que si podemos celebrar los coruñeses son dos tradiciones o ritos de ese día: probar las sardinas asadas y lavarse la cara al día siguiente con el agua de las hierbas.

En la tarde del día 23 de junio los coruñeses degustan  sardinas asadas con cachelos, pan, en algunos casos de maíz, y vino. Numerosos bares en los distintos barrios sacan sus barbacoas a la calle para preparar sardiñadas, las sardinas están en su mejor momento, sueltan esa grasilla que dice el refrán: “Por San Xoán as sardiñas mollan o pan”. @mundiario