Buscar

MUNDIARIO

La corteza insular del cerebro procesa e impulsa el aprendizaje del dolor

Los neurocientíficos han descubierto un área del cerebro, la corteza insular, que procesa experiencias dolorosas y, por lo tanto, impulsa el aprendizaje a partir de eventos aversivos.

La corteza insular del cerebro procesa e impulsa el aprendizaje del dolor
Una persona tocando un cactus. / Futurity.org.
Una persona tocando un cactus. / Futurity.org.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

El dolor agudo (por ejemplo, golpear la pierna contra un objeto afilado), provoca una sensación abrupta y desagradable. De esta manera, aprendemos de experiencias dolorosas para evitar futuras situaciones perjudiciales. Esto se denomina "aprendizaje de amenazas" y ayuda a los animales y humanos a sobrevivir, pero, ¿qué parte del cerebro en realidad advierte a otras partes del cerebro de eventos dolorosos para que pueda ocurrir una amenaza de aprendizaje?

Hemos sabido por un tiempo que un área del cerebro llamada amígdala es importante para el aprendizaje de amenazas, pero ahora, los científicos del laboratorio de Ralf Schneggenburger del Instituto Federal Suizo de Tecnología de Lausana han descubierto que la corteza insular envía tales "advertencias". Se sabe que la corteza insular, plegada profundamente dentro del surco lateral del cerebro, codifica los sentimientos sobre nuestro propio cuerpo. Además, las neuronas en la corteza insular se conectan a las neuronas en la amígdala, pero la función de esta conexión cerebral fue poco estudiada.

Como la corteza insular es similar entre ratones y hombres, los científicos recurrieron a los ratones para su estudio. Los investigadores utilizaron canales iónicos activados por la luz que se modificaron mediante ingeniería genética en neuronas específicas en el cerebro de los ratones. Esto les permitió apagar la actividad eléctrica de las neuronas en la corteza insular al emitir breves pulsos de luz láser durante el comportamiento de aprendizaje de amenazas.

Al apagar la corteza insular durante el doloroso evento, los científicos descubrieron que los ratones se volvieron esencialmente intrépidos contra una leve descarga eléctrica en el pie. Además, la capacidad de los ratones para aprender del doloroso evento se redujo considerablemente.

El estudio demuestra que, además de informar a nuestro cerebro sobre los estados corporales, la corteza insular puede enviar una fuerte señal de advertencia a otras áreas del cerebro involucradas en la formación de un recuerdo del evento desagradable. "Debido a que silenciar la corteza insular quita la sensación desagradable normalmente asociada con un evento doloroso, nuestro estudio sugiere que las neuronas en la corteza insular causan la sensación subjetiva de dolor e inducen el aprendizaje sobre el dolor en otras áreas del cerebro", dice Schneggenburger.

"Debido a esto, la actividad en la corteza insular podría tener consecuencias poderosas en la configuración de la conectividad cerebral en otras áreas del cerebro, lo que encaja con los estudios que muestran una actividad aberrante en la corteza insular en humanos con ciertas enfermedades psiquiátricas. Por lo tanto, nuestro estudio de los mecanismos neuronales de cómo se codifica el dolor en el cerebro, junto con futuros estudios de los mecanismos de plasticidad subyacentes, podría ser relevante para el desarrollo de tratamientos para enfermedades psiquiátricas como la ansiedad y los trastornos de estrés postraumático".   @mundiario