Corre, aún estás a tiempo

armadura ok_opt
Armadura.

Tú, que vas de macho. ¿Qué ocurre que necesitas someter por la fuerza a una mujer? Sí, me refiero a ti, que cierras el puño y lo descargas contra ella. 

Corre, aún estás a tiempo

Tú, que vas de macho. ¿Qué ocurre que necesitas someter por la fuerza a una mujer? Sí, me refiero a ti, que cierras el puño y lo descargas contra ella cuando te viene en gana. ¿Acaso no soportas su resistencia cada vez que la agredes y por eso buscas más con tu sed de sangre? Es precisamente su fortaleza la que pone de relieve el infraser que eres. Un torturador disfrazado de amable vecino.

Por eso te ensañas. Durante días, durante meses, durante años. Porque ella sigue ahí y no toleras su aguante ante tantos golpes, tantos insultos, tanta humillación. Y es que no le llegas ni a la suela de los zapatos. En el fondo, sientes que, en esta batalla, ella es la vencedora porque te da mil vueltas con su coraje, con su valor infinito. Eres consciente de que si no se va es por vuestros hijos, porque no es independiente económicamente o quizás porque teme que el sistema pueda fallar con ella. Que no la proteja. Puede que no lo haga porque aún cree que te quiere. ¿Cómo puede quererte si eres un cabrón?

Y entonces, un día, decides acabar con su vida. Sabes que es mucho más valiente que tú. Dura como una piedra. En realidad, a ti lo que te sobra es cobardía y, por eso, lo ideal es quitarla del medio antes de que, al fin, decida irse, o peor, antes de que encuentre a alguien mejor. Hombres buenos los hay a miles y lo sabes. Así que cualquier disculpa será buena para cargártela. De hecho, te agarrarás a un clavo ardiendo: una falda más corta de lo normal, un mensaje en el móvil con una amiga, una sonrisa porque ese día se levantó feliz. Será entonces cuando decidas matarla. No querrás seguir viendo en su rostro el reflejo de tu propia escoria. Temes su impoluta actitud moral, su capacidad para no decaer, su voluntad de seguir adelante, a pesar de todo.

Ella es, en fin, todo lo que tú no eres, ni lo que jamás podrás aspirar a ser. Ella es la auténtica heroína de esta película. No te enteras. Deberías correr, ahora que todavía estás a tiempo. Puede que, esta vez, ya no te salgas con la tuya.

> Teléfono contra la Violencia de Género: 016

Corre, aún estás a tiempo
Comentarios