Buscar

MUNDIARIO

Si el coronavirus sirve para metaforizar lo que le sucede en la educación, alguna lección debe sacarse

Múltiples aprendizajes deja la tormenta sanitaria que sobrevuela el mundo. Ni la ansiedad del público, ni una posible mala praxis de los servicios médicos valdrán de nada.

Si el coronavirus sirve para metaforizar lo que le sucede en la educación, alguna lección debe sacarse
Las ministras de Educación, de Hacienda (y portavoz del Gobierno) y de Igualdad en el primer Consejo de Ministros del Gobierno. / Pool Moncloa
Las ministras de Educación, de Hacienda (y portavoz del Gobierno) y de Igualdad en el primer Consejo de Ministros del Gobierno. / Pool Moncloa

Firma

Manuel Menor

Manuel Menor

El autor, MANUEL MENOR, es analista de educación de MUNDIARIO. Licenciado en Historia y doctor en Pedagogía, ha enseñado Ciencias Sociales en Secundaria. @mundiario

Del impacto creciente de esta epidemia merecen destacarse algunos rasgos. A nivel interno, la sorprendente rapidez de algunos políticos para sentirse expertos cuando ni los epidemiólogos tienen claro el panorama. Y en comparecencias de algunos de la oposición -en la Autonomía correspondiente o donde sea- el no menor desparpajo de algunos para casi culpar a quien esté gobernando o intentándolo. En el turno de interpelaciones al Gobierno, del pasado 25.02, pudo verse algún amago en este sentido, muy tentador, pero poco “ejemplar”, cívicamente hablando.

Menos baladí resulta la consideración de este coronavirus Covid-19 dentro del panorama global. El campo de los intercambios comerciales, las reacciones de la Bolsa y las acusaciones y represalias con posibles cierres de fronteras, están en el ambiente. Como lo están también dos perspectivas de las grandes líneas geopolíticas de futuro: las formas de guerra de unos contra otros, y las formas de control de las grandes poblaciones. En un panorama en que el manejo de la aldea global ante posibles riesgos, como el del muy cierto cambio climático que ya frecuenta nuestra meteorología cotidiana, es importante este ensayo de reacciones de masas y, sobre todo, de los comportamientos que suscitan las órdenes de control en que participan instancias coordinadas de jueces, médicos y policía. Desde esta óptica, el mapa que en tiempo real se puede tener de la difusión progresiva de este todavía poco conocido virus es de gran interés.

En nuestro campo educativo, no es que se esté esperando el contagio de una epidemia, por las decisiones que, como en Japón por ejemplo, hubiera que tomar. Si no cunde el alarmismo que, en algunas reacciones actuales, como en el acaparamiento subrepticio de mascarillas, resulta bochornoso, alguien debiera recordar que, en caso de que fuera preciso, no sería la primera vez. Los nacidos en la postguerra, hasta dos veces, en los años cincuenta y primeros sesenta pasaron sendas temporadas en la supuesta tranquilidad de sus domicilios sin ir a la escuela: “fiebre amarilla”, se llamaba aquello. En todo caso, el fenómeno que estamos viviendo deja un conjunto de lecciones importantes a tener en cuenta cuando el texto de la LOMLOE, conocido desde hace más de un año, vuelve a primer plano político.

La primera, que -como el coronavirus, en la secuencia de otros problemas sanitarios- la LOMLOE es una ley más, la octava ya desde la CE78. Es una tradición en la historia educativa española. Ya se ha contado aquí alguna otra vez cómo el primer ministro de educación que hubo en España a comienzos del siglo XX, él solito y en menos de un año que duró su mandato, hizo 308  decretos para un sistema que ya había nacido enclenque y condicionado en 1857. En estas ocho leyes orgánicas, ninguna ha tocado a fondo las cuestiones limitadoras de la auténtica libertad y universalidad educativas que la CE78 mandó se tuvieran en cuenta. Y en  esta tampoco se hace.

La segunda, es que es consolador que le quiten a uno una losa de encima. Pero con el mismo consuelo, y no más, que el que dan las autoridades diciendo a todas horas en los noticiarios que hay que tener calma con esta epidemia de origen chino. La  de la LOMCE era una carga pesada, reconocida en algunos aspectos por la propia gente conservadora pero razonable. No hay que ser muy radical para borrar, enmendar o corregir esos excesos del equipo de Wert en 2013, tan alabado por la parte más ultraconservadora y muy neoliberal del paisaje educativo español. Algunas de las enmiendas que ahora se proponen serán muy bien acogidas más allá del circuito de votantes habituales de los partidos coaligados en este Gobierno.

La tercera, es que, respecto al coronavirus, no es nada consolador si no inquietante que, pese a una supuesta colaboración de científicos de todo el mundo, no se sepa apenas nada de la mutabilidad que pueda tener en humanos este virus. Traducida al campo educativo, la equivalencia podría estar en que, a pesar de los 42 años de democracia, tengamos cierta indiferencia instituida respecto a si el sistema educativo quedará bien con estos acomodos que va hacer la LOMLOE: un poquito de reducción del papel de la Religión, otro poquito de  disimulo en los itinerarios educativos, alguna atención más a las repeticiones de curso, y algunas cosillas complementarias para que las particularidades autonómicas no se inquieten mucho en cuanto al currículum.  Parece que se redescubriera la LOE y que no hubiera habido ningún cambio en las demandas educativas desde el 03.05.2006. la cuestión es si estos cambios no son una mutación que, en vez de mirar hacia delante, solo miran hacia atrás, pero muy en corto, como si de una mera réplica alternante se tratara…, como tantas otras veces.

La cuarta preferiría remitir una parte sustantiva de todo este ajetreo a los especialistas. Téngase en cuenta que los especialistas en el coronavirus Covid-19 en inmunología llaman la atención en sus recomendaciones y protocolos sobre una cuestión básica: de dónde procede la contaminación de alguien, si es local o es sobrevenida por haber viajado o contactado con los focos originarios. Determinar esa relación es clave para las recomendaciones más convenientes a seguir. En educación, sin embargo, el método científico no parece valer nada si no es para confirmar alguna opinión de alguien, que no una hipótesis. Casi siempre es indiferente la labor investigadora de multitud de personas que en los departamentos de Historia de la Educación, Políticas educativas o Sociología de la Educación, especialmente, no hubieran averiguado nunca nada sobre los males profundos del sistema. Si no sirve todo ese bagaje de lo escrito y publicado, reivindicado incluso por organizaciones solventes y preocupadas por el bien público durante largos años, ¿no es inútil? Es excesivamente elástico, por otra parte, qué sea en la práctica ser autoridad en estos asuntos y en nombre de qué se arrogue alguien ese título. Del cansino desfile de gentes y asociaciones que pasaron por el Congreso de Diputados con motivo de aquel “pacto educativo” de Méndez de Vigo, tanto valían unas voces como las contrarias.

La quinta -y podrían ser más- es que, entre naturaleza y cultura hay una íntima relación complementaria a condición de que no se pretendan confundir ambos planos dejando la impresión de que engañar es barato. Una educación de mala calidad es algo tan cultural como una de buena calidad. A las alturas del siglo en que estamos, es cuestión de elección, política, claro, pues hablamos de algo que nos atañe a todos. No dar más pasos en la buena dirección y mantener el statu quo de muchos problemas, no es sino dejación, comodidad o pura rutina burocrática, un tipo de comportamiento cultural consentido e interesado. Concretando: lo propio de una cultura desarrollada, universalizadora de los derechos educativos en plenitud no puede quedar encomendado en una ley orgánica a un mero prólogo introductorio, más o menos guapo pero que no alcanza a concretar su dimensión democratizadora en casi nada. Casi todas las leyes educativas -no todas porque algunas de la época del primer franquismo eran puro decreto- tienen unos prólogos muy laudables, pero meramente retóricos, indicativos del quiero y no puedo o no tengo ganas que, a lo sumo queda luego articulado en un tiempo de desideratas más o menos desganadas, hipotéticas, y que nunca se hará nada para cumplirlas: el tiempo verbal del potencial simple.

En fin, que, si el coronavirus Cavid-19 sirve para metaforizar lo que le sucede a nuestro sistema educativo, alguna lección deberíamos sacar en limpio. La calidad con que hacemos frente a ambos campos de problemas no se medirá por la palabrería que se genere, sino por la eficacia en profundidad que se tenga disponibilidad para activar. Hasta qué punto el actual Ministerio de Educación siga teniendo las manos atadas y de qué manera las personas y grupos tratamos de solucionar una epidemia, según nuestra libre fantasía, son perspectivas que pueden conducir al caos. Podría no tener importancia si los problemas no siguieran ahí y los más débiles no tuvieran que pagar el pato.  Pero como  sufridores, son los primeros en recordar la hipocresía de las políticas que no nos atrevemos a llevar a cabo. Si el panorama que tienen delante uno de cada tres niños y niñas en edad escolar es muy duro, desde ese mundo de la exclusión y pobreza que no cesan de recordar las  instituciones del trabajo social, los cambios que inspira esta LOMLOE en la dirección de una mayor igualdad se adivinan cortos. @mundiario