Buscar

MUNDIARIO

El coronavirus frena la llegada de temporadistas agricultoras marroquíes a España

"Entre enero y octubre de 2019 la comercialización de fresas en mercados extranjeros generó unos ingresos de 994 millones de euros", según el Observatorio de precios y mercados de la Junta de Andalucía.
El coronavirus frena la llegada de temporadistas agricultoras marroquíes a España
Mujeres cosechando fresas en un campo en Huelva, España / The New York Times.
Mujeres cosechando fresas en un campo en Huelva, España / The New York Times.

La crisis sanitaria que se vive en España por la pandemia de coronavirus podría endurecer aun más la política migratoria del gobierno de Pedro Sánchez ante la ola de refugiados, pero también de turistas, que vienen procedentes de Marruecos a territorio español.

Y es que el Covid-19 ha dejado en sus casas a buena parte del contingente de 15.000 temporeras marroquíes de las que depende la recogida de la campaña de frutos rojos de Huelva, lo que obstaculiza la actividad agraria en España, que en buena parte depende de la mano de obra marroquí.

El cierre de fronteras por parte de Marruecos el pasado viernes por la pandemia ha bloqueado indefinidamente la llegada de unas 6.000 mujeres marroquíes seleccionadas hace meses para recoger las toneladas de fresa, arándanos y frambuesas que producen en esta época los campos onubenses, un situación que deja sin actividad económica y sin ingresos a una población importante de mujeres marroquíes cuyo sustento económico y familiar depende esta labor.

Huelva produce el 99,7% de la fresa andaluza que constituye, además, el 97% de la producida en toda España. La campaña pasada la provincia batió todos los récords en la explotación de ese fruto, reseñó El País. Entre enero y octubre de 2019 la comercialización de fresas en mercados extranjeros generó unos ingresos de 994 millones de euros, según el Observatorio de precios y mercados de la Junta de Andalucía. Sin embargo, esos ingresos podrían verse reducidos al temido nivel de 500 millones de euros en la medida que la entrada de cultivadores y cosechadores africanos se siga reduciendo. 

La temporada alta empieza en abril y mayo. Hasta este momento, según las cifras de Freshuelva, una de las principales empresas del sector, solo se ha recogido el 20% del total. La campaña está en riesgo. @mundiario