Corea del Norte se ve en la obligación de movilizar a su ejército para hacer frente a la covid-19

El líder supremo de Corea del Norte, Kim Jong-Un, durante el Congreso del partido único. / Infobae
Kim Jong-Un, líder supremo de Corea del Norte. / Infobae.
Dos años de pandemia después, las autoridades norcoreanas se han declarado en emergencia sanitaria tras detectar por primera vez la presencia del virus en sus fronteras.
Corea del Norte se ve en la obligación de movilizar a su ejército para hacer frente a la covid-19

Corea del Norte anunció semanas atrás que el virus del SARS-CoV-2 había finalmente cruzado sus complicadas fronteras tras dos años burlando la pandemia cerrando de forma indefinida sus pocos pasos habilitados. La pandemia llegó con tanta fuerza que el líder norcoreano Kim Jong-un se ha visto en la obligación de lanzar al ejército a las calles para que ayuden a distribuir medicamentos y hacer frente a la ola de contagios que afecta ya a más de un millón de personas.

El líder ha criticado de forma muy agresiva a las autoridades sanitarias por sus fallas a la hora de evitar que el virus llegue al país. Ha trascendido que unas 50 personas han fallecido recientemente, pero no sé ha logrado determinar los motivos debido a que en Corea del Norte no cuenta con la capacidad de análisis y detección necesaria para rastrear al virus.

Aunque las autoridades norcoreanas confirmaban los primeros casos apenas una semana antes, se baraja la posibilidad de que el virus estuviese circulando por el país desde hace tiempo atrás.

El gobierno norcoreano se ha resistido a recibir ayuda internacional para hacer frente al virus. En 2021 se les ofreció millones de vacunas de AstraZeneca y otras opciones Chinas, pero su respuesta fue asegurar que estaban protegidos debido al cierre de sus fronteras. La población de 25 millones de personas de Corea del Norte es especialmente vulnerable debido a la falta de vacunación y nulo acceso a un buen sistema médico.

Según medios estatales, durante el fin de semana Kim Jong-un encabezó una reunión con la cúpula del gobierno donde acusó a las autoridades sanitarias de no hacer un buen trabajo para la distribución de las reservas nacionales de medicamentos. El líder ordenó al cuerpo médico estabilizar de forma inmediata el suministro en la capital, Pyongyang, mientras que declaró que la llegada de la covid-19 es un "gran desastre".

"La propagación de la epidemia maligna es (la mayor) convulsión que ha caído sobre nuestro país desde su fundación", habría dicho Kim según la agencia oficial de noticias KCNA. Se ha ordenado un control de "máxima seguridad" en el país, aunque mantenga las fronteras cerradas. Corea del Norte limita con Corea del Sur y China, este último país enfrenta actualmente una ola de covid a la que intenta hacer frente con duras medidas de confinamiento.

Corea del Sur se ha ofrecido a enviar ayuda al país, pero las autoridades norcoreanas no han respondió. Igualmente preocupa la producción de alimentos del país. Solo hace falta recordar que en 1990 sufrió una dura hambruna que podría repetirse en un país donde, según el Programa Mundial de Alimentos, ya cuenta con 11 millones de habitantes que sufren desnutrición. @mundiario

Corea del Norte se ve en la obligación de movilizar a su ejército para hacer frente a la covid-19
Comentarios