Control de armas en Estados Unidos: un debate a prueba de balas

Vigilia en Florida tras el tiroteo en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en febrero de 2018. / Twitter @lajornadaonline
Vigilia en Florida tras el tiroteo en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas. / Twitter @lajornadaonline

Tras cada fatal masacre, el mundo entero levanta la voz para exigir acciones sobre la libertad de armas en la nación norteamericana. Las ventas de fusiles aumentan y el asunto sigue siendo una asignatura pendiente.

Control de armas en Estados Unidos: un debate a prueba de balas

Florida, Orlando, Las Vegas y Texas. Solo por recordar algunos nombres. Cuatro de los seis tiroteos más letales de Estados Unidos han ocurrido en los últimos 18 meses y en ellos más de un centenar de personas han perdido la vida. El guion continúa siendo el mismo. Tras cada fatal masacre el mundo entero levanta la voz para exigir acciones sobre la libertad de armas en la nación norteamericana. Las ventas de fusiles aumentan. El Gobierno calla. El asunto sigue siendo una asignatura pendiente.

El terrible episodio registrado este miércoles 14 de febrero en la escuela Marjory Stoneman Douglas, en Parkland, Florida, en el que unas 17 personas perdieron la vida luego de que el exalumno Nikolas Cruz, de 19 años, entrara armado con un rifle semiautomático a la institución y abriera fuego sin piedad contra los inocentes, ha encendido -una vez más- a quienes defienden que debe existir una cultura diferente de armas en el país.

 

Las víctimas y los familiares de los fallecidos en el tiroteo han pedido a los políticos estatales y federales que actúen de inmediato para evitar que una persona con problemas mentales pueda tener acceso a un arma, y han acorralado al presidente Donald Trump para que “haga su parte”.

Los estadounidenses han dejado claro que las condolencias del inquilino de la Casa Blanca no son suficientes, cuando se deberían tomar acciones concretas para poner freno a la antigua e inquebrantable cultura de armas de EE UU. "Podemos rezar por las víctimas, y respeto eso, pero hay que tomar una acción inmediatamente, porque la gente no puede olvidarse de esto", aseguró a a la agencia oficial de noticias Efe el estudiante David Hogg.

En la misma línea se expresó Julianna Sivon, quien subrayó la necesidad de “hacer mejor revisiones de antecedentes", antes de permitir la adquisición de fusiles. La joven lo tiene claro: es imposible comprender cómo es que una persona con problemas emocionales conocidos por todos sus compañeros pudo comprar un arma semiautomática. El resultado ya lo sabemos.

 

 

Sin embargo, no es la primera vez que el asunto sacude a la sociedad norteamericana. La realidad es que el tema ha estado en el aire desde hace décadas, pero la adhesión de los estadounidenses al derecho a las armas, consagrado en la segunda enmienda de la constitución, se ha mantenido ahí, en lo más alto, fuerte y a prueba de balas. Por desgracia, parece que Florida no será la excepción. @mundiario

Control de armas en Estados Unidos: un debate a prueba de balas
Comentarios