Buscar

MUNDIARIO

La contaminación tecnológica, uno de los grandes problemas del siglo XXI

La proliferación de dispositivos digitales se está convirtiendo en uno de los grandes problemas para el planeta. Esto se debe a que cuando su vida útil finaliza, su tasa de reciclaje es insuficiente.

La contaminación tecnológica, uno de los grandes problemas del siglo XXI
La contaminación tecnológica, uno de los grandes problemas del siglo XXI. / Adobe
La contaminación tecnológica, uno de los grandes problemas del siglo XXI. / Adobe

Firma

Cynthia Nuñez

Cynthia Nuñez

La autora, CYNTHIA NUÑEZ, colaboradora de MUNDIARIO, es graduada con honores de la carrera Tecnicatura en Periodismo, llevada a cabo en Argentina. Se ha especializado en temas de espectáculos, de manera destacada en series, cine y cómics. @mundiario

La contaminación tecnológica, uno de los grandes problemas del siglo XXI. Según un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el mundo generó 48,5 millones de toneladas de basura electrónica en 2018. Dicha información pone de manifiesto la creciente importancia del reciclaje, la cual arroja cifras preocupantes. Solo el 20% de estos residuos se recicla; es decir, que de mantenerse estas tendencias, la ONU estima que podríamos alcanzar los 120 millones de toneladas de chatarra electrónica en 2050.

El medio ambiente se ve en peligro, a causa del volumen de residuos electrónicos que se producen a nivel mundial y la mala gestión de su reciclado. Entre las sustancias más habituales que contienen estos desechos se encuentran elementos como el cadmio, el plomo, el óxido de plomo, el antimonio, el níquel o el mercurio. Los cuales son tóxicos y contaminan ríos, lagos y mares, y emiten gases a la atmosfera que provocan desequilibrios en los ecosistemas. Por dicha razón, revertir el modelo de producción y consumo para reducir la cantidad de desechos electrónicos es una tarea inaplazable.


Quizás también te interese:

El consumo responsable, capaz de alargar su vida útil y de frenar el crecimiento de estos residuos, es una de las respuestas al problema. "La reutilización de aparatos tecnológicos se ha convertido en la única alternativa frente a un sistema de reciclado ineficaz para reducir los niveles de basura electrónica", apunta Thibaud de Larauze, CEO de Back Market. Dicha compañía francesa apostó en 2014 por el reacondicionado electrónico y fue considerada una de las más innovadoras de Europa.

Para reducir la chatarra tecnológica se debe tener en cuenta los siguientes pasos: reducir el consumo de aparatos, recomendarle a familiares y amigos el reciclaje electrónico, y reciclar el producto cuando este ya no funcione más o no pueda ser utilizado por otra persona. @mundiario