Buscar

MUNDIARIO

La contaminación puede duplicar el riesgo de muerte en recién nacidos

Estudios han demostrado que la polución atmosférica aumenta entre un 20 y un 50% el riesgo de fallecimiento en bebés y, además, reduce la función pulmonar desde el embarazo.

La contaminación puede duplicar el riesgo de muerte en recién nacidos
Contaminación en Barcelona. / RR SS
Contaminación en Barcelona. / RR SS

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina la edición AMÉRICA. @mundiario

La contaminación puede duplicar el riesgo de muerte en recién nacidos. Así lo han dejado claro estudios presentados en el Congreso Internacional de la Sociedad Europea Respiratoria (ERS, por sus siglas en inglés), que se celebra en Madrid, que además han alertado de que la polución atmosférica reduce la función pulmonar desde el embarazo y hasta los ocho años.

Quizás también te interese:

 

La investigación demuestra que existen tres contaminantes concretos del aire: partículas (PM10), dióxido de nitrógeno (NO2) y dióxido de azufre (SO2). En esa línea, los científicos destacan que los agentes afectan no solo por separado, sino también en conjunto y podrían asociarse con un aumento de entre un 20% y un 50% en el riesgo de muerte para los bebés nacidos en las áreas más contaminadas.

"Descubrimos que el NO2, las PM10 y el SO2 están vinculados en diversos grados con muertes infantiles por cualquier causa y neonatales y muertes posneonatales. Éste es un hallazgo importante, ya que los contaminantes se producen y derivan de diferentes fuentes", ha explicado la investigadora asociada de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cardiff, Reino Unido, Sarah Kotecha.

El estudio destaca que el NO2 y las PM10 se producen principalmente por el tráfico rodado, mientras que el SO2 es, en gran parte, un resultado de las actividades industriales: quema de combustibles fósiles, generación de energía y extracción de metales a partir de minerales.

"Nuestros hallazgos muestran que, aunque se han hecho progresos, el desafío sigue siendo rebajar la contaminación del aire para reducir el número de muertes infantiles. Mientras tanto, al comprender cómo la contaminación afecta a los bebés, ya sea directamente o por medio de la madre, podemos enfocar terapias apropiadas u otras intervenciones, dependiendo de la cantidad de exposición a los diferentes tipos de contaminantes", añade Kotecha. @mundiario