Buscar

MUNDIARIO

El consumo habitual de café puede ayudar a prevenir y tratar la depresión

Según una investigación llevada a cabo por la Escuela de Salud Pública de Harvard, tomar café a diario podría ayudar a prevenir la depresión en las mujeres.

El consumo habitual de café puede ayudar a prevenir y tratar la depresión
Taza de café.
Taza de café.

Según una investigación llevada a cabo por la Escuela de Salud Pública de Harvard, tomar café a diario podría ayudar a prevenir la depresión en las mujeres.

El café es una de las bebidas más presentes en nuestras vidas, lo que la convierte en muchas ocasiones en objeto de estudio. Muchas son las investigaciones que tratan de descubrir sus beneficios, y otras las que ponen el foco en las consecuencias de su consumo.

Para muchos, el café es un elemento imprescindible, para otros, sin embargo, algo de lo que no quieren oír. Se denota, por lo tanto, que es una bebida que no deja indiferente a nadie y cuyo impacto sobre nuestra salud es algo que todos queremos conocer.

La cafeína, presente en el café, es la sustancia estimulante del sistema nervioso central más consumida en el planeta. Esto se debe a múltiples factores como pueden ser el arraigo cultural y social de la bebida, la facilidad con la que puede ser adquirida o la inmediatez de los efectos que produce su consumo.

Tan presente como estudiado, el café ha sido relacionado con beneficios y perjuicios para el ser humano que han trascendido del plano que ocupa la salud física y han llegado al propio de la salud emocional.

De esta manera, una investigación llevada a cabo por la Escuela de Salud Pública de Harvard ha tratado de encontrar la relación existente entre la ingesta de café y la reducción del riesgo de sufrir depresión.

Esta investigación, centrada en mujeres, y motivada por experimentos previos que habían estudiado la relación entre la depresión masculina y el consumo de café, estudió durante una década a más de 50.000 mujeres.

El doctor Michel Lucas, responsable de esta investigación, estudió y midió, junto a sus colaboradores, el consumo de cafeína y la frecuencia en la que 50.739 mujeres con una media de edad 63 años consumían café y/o refrescos con y sin cafeína, bebidas no alcohólicas, té y chocolate.

Ninguna de ellas presentaba signos de depresión al inicio del estudio y, sin embargo, tras una década de seguimiento que fue llevada a cabo entre 1996 y 2006, aparecieron 2.607 nuevos casos de depresión.

Los investigadores comprobaron que las mujeres que consumían entre dos y tres tazas de café al día experimentaron un 15% menos de posibilidades de sufrir depresión en comparación con aquellas que solo tomaban una taza a la semana. Este porcentaje era de un 20% en el caso de aquellas que consumían cuatro o más tazas de café al día.

El consumo habitual de café puede reducir las posibilidades de sufrir depresión.

 

Los resultados de esta investigación, publicados en Archives of Internal Medicine, son para los investigadores una vía de continuidad para el estudio y, conscientes de que estos resultados no son concluyentes, demandan más investigaciones con las que constatar estos resultados y determinar si el consumo habitual de cafeína puede contribuir a la prevención o al tratamiento de la depresión.

No se trata de pasar el día entero bebiendo café, sobre todo si a usted no le gusta o no le sienta bien, pero si sus efectos sobre la salud emocional son así de favorables, dele una oportunidad y permita que, por lo menos, le acompañe en el desayuno o en la sobremesa.