Consejos para viajar por libre una mujer sola a cualquier destino y evitar problemas

Viaje en solitario a Sri Lanka. Tren de Kandy a Nuwera Eliya, en el que la autora conoció a una familia con la que disfrutó todo el camino. / Mundiario
Viaje en solitario a Sri Lanka. Tren de Kandy a Nuwera Eliya, en el que la autora conoció a una familia con la que disfrutó todo el camino. / Mundiario

He conocido más viajeras solitarias que viajeros y hablando con ellas ninguna había tenido problemas o, de haberlos tenido, fueron situaciones incómodas que pueden pasar al lado de casa.

Consejos para viajar por libre una mujer sola a cualquier destino y evitar problemas

Hay muchas mujeres deseosas de viajar solas pero que les limita el miedo y el entorno que nos insisten en que es peligroso. No voy a decir que sea totalmente seguro, pero no es tan peligroso como podemos creer. Curiosamente, he conocido más viajeras solitarias que viajeros y hablando con ellas ninguna había tenido problemas o, de haberlos tenido, fueron situaciones incómodas que pueden pasar al lado de casa.

La primera vez que decidí irme de vacaciones sola tenía 21 años y fue por Galicia. Con los años fui alejándome más y más y perdiendo el miedo, hasta llegar a Oceanía. He viajado sola tanto por Europa como por Asia y en todos y cada uno de los sitios aplico la gran regla básica: PREVENCIÓN.

Son evidentes las razones por las cuales la mujer tiene que tener mucho más cuidado que el hombre, es una pena, pero es la realidad, así que seamos cautas e intentemos evitar ciertas situaciones. No hace falta estar encerrada en el hotel ni intentar hacer visitas solo con grupos organizados. Podemos disfrutar, y mucho, de nuestro viaje, solo hay que tener algo más de prudencia.

Algo importante es relacionarte con gente local. Intentar hablar con personas en el autobús, en el restaurante o en el hotel, aparte de ayudarnos a conocer más el lugar, tambiénnos esas personas nos pueden llegar a informar sobre las costumbres o sitios a evitar.

Aunque resulten básicas, voy a enumerar todas las reglas que creo que deberíamos seguir las mujeres que viajamos solas:

> Lo más importante es evitar estar por la noche en la calle o en callejones desolados.
> Llevar una alianza y nunca decirle a un hombre que viajas sola. Decir que tu marido te espera en el bar de al lado, en el hotel, o que tus amigos quedaron de encontrarse contigo en la próxima estación, son pequeñas mentiras que harán que no te vean como posible objetivo.
> Cuando uses transporte público, intenta sentarte cerca de otras mujeres, son las mejores aliadas.
> Lleva memorizado en el móvil el teléfono de urgencias (911 internacional), el de la embajada o el de la policía.
> Es importante aprender a decir NO. Parece una tontería, pero muchas veces nos puede incomodar rechazar una invitación, pero si ello implica subirte a un coche o ir a una casa sola, tal vez es mejor ser algo desconfiada.
> Llevar un silbato siempre en la mochila. Pitar fuerte y a intervalos cortos puede ser una buena forma de alarmar a otras personas. Otra opción es gritar "FUEGO", está demostrado que si gritas "ayuda" tienes menos posibilidades de que aparezca alguien.
> Muestra siempre respeto a las costumbres, procura no ir vestida de una forma no adecuada en ese país, aunque creas que tienes todo el derecho del mundo, se trata de ser prudente.
> Procura mostrar seguridad. Esto se consigue caminando rápido y con la mirada al frente, si es que estás atravesando un callejón con gente que no te da confianza. O seria, firme y con la mirada a los ojos, ante un hombre que no te de seguridad.
> Si te sientes observada, mirar el reloj y hacer que buscas a alguien e, incluso, saludar, puede ser muy útil. Si crees que alguien te sigue, pégate al primer grupo de turistas o mujeres que veas y le explicas la situación.
> Algo muy útil es tener unos básicos conocimientos de autodefensa. Tomar unas clases de defensa personal te va a dar mayor seguridad y podrás aprender a zafarte de algunas situaciones de violencia.

 

Hay muchas formas más de ser precavida, como por ejemplo, decir en el hotel cuál será tu recorrido, o avisar a otros viajeros tus intenciones, pero eso no implica que tengas un problema y hasta pasadas unas horas ellos no puedan dar aviso. Es por ello que la regla de oro es la PRUDENCIA.

Jamás he tenido ningún problema, aunque sí me he visto, o he creído estar, en situaciones comprometidas e incómodas. La seguridad e, incluso, el mal carácter, puede ser útil en algunos casos.

Siguiendo estos principios básicos de prevención, lo más probable es que no tengas ningún problema en tu aventura en solitario y disfrutes conociendo gente nueva y lugares maravillosos.

Consejos para viajar por libre una mujer sola a cualquier destino y evitar problemas
Comentarios