Buscar

MUNDIARIO

Cinco consejos sencillos para dejar de una vez por todas el vicio de fumar

Es una de las adicciones más comunes en el mundo y también una con la que más personas luchan día a día por dejar.

Cinco consejos sencillos para dejar de una vez por todas el vicio de fumar
Imagen de un hombre fumando.
Imagen de un hombre fumando.

Claudia Silver

Colaboradora.

El cigarro es uno de los vicios más comunes en todo el mundo y es también uno de los que más personas intentan escapar. No es fácil, pues llega un punto en que el cuerpo se hace dependiente de la sensación de aspirar el tabaco, pero hay métodos sencillos que pueden ayudar a dejarlo. A continuación, cinco consejos fáciles para desprenderse de este vicio.

1- Establecer una fecha fija para dejarlo

De entrada vale decir que dejar de fumar no es cuestión de trucos ni de magia, sino de disciplina. El primer paso debe ser mentalizarse en que se quiere dejar el vicio sí o sí. Para llegar a una meta antes hay que saber en dónde está, por lo que una vez que se tenga el compromiso de dejar de fumar a toda costa, lo siguiente será establecer una fecha límite para haberse despojado de este vicio. Solo así se garantizará que la persona sepa bien si va cumpliendo sus plazos.

2- Adoptar nuevos hábitos

Hay quienes aprovechan cualquier rato libre que tengan en el trabajo o estudio para disfrutar de un cigarro. Si se quiere dejar el vicio, habrá que buscar nuevas formas de ocupar esos instantes de ocio, como por ejemplo comprar y leer un buen libro, hacer ejercicio o algo que engañe y distraiga al cuerpo para que deje de sentir la ansiedad de esta adicción.

3- Beber muchos líquidos

Por "beber" se entiende agua pura, jugos de fruta, etc. Nada de bebidas alcohólicas, preferentemente. El cuerpo necesita mantenerse hidratado, por lo que tomar por lo menos 1.2 litros de agua al día ayudarán a dejar ir la adicción por el tabaco.

4- Ir día a día

El problema de muchas personas es que se obsesionan por cumplir su meta. Está bien estar comprometido, pero si alguien pierde la paciencia por un día en que fumó un cigarro pues estará martirizándose mentalmente. Este proceso requiere que la persona vaya día a día, es decir, hay que pensar en cumplir el propósito de un día específico (como fumar dos cigarros menos que el día anterior), en lugar de obsesionarse con el gran resultado.

5- Buscar ayuda profesional

Si de verdad la adicción ha consumido al fumador, lo mejor es que éste busque ayuda profesional. Eso sí, este debe ser un extremo en el que la persona crea que no podrá lograrlo por sí sola.