El Ficcionario enferma tras conocer algunos de los tipos de pseudoterapia

Angels playing heavenly instruments
Curaciones como las que se prometen con la mediación de los ángeles suenan a música celestial.

La Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP) lleva contabilizadas casi un centenar de prácticas de este tipo. Tres de las más increíbles y extravagantes son la angeloterapia, la psicomagia y la cirugía psíquica.

El Ficcionario enferma tras conocer algunos de los tipos de pseudoterapia

La edición semanal de este Ficcionario comprueba estupefacta, entre otras rarezas, cómo proliferan personajes sin escrúpulos que, en algunos casos -aprovechando la desesperación de enfermos y familiares- les engañan con falsas promesas de curación, y en otros -llevados por su avaricia y amparados en la extendida creencia de que lo natural es que haya ricos y pobres- tensan la cuerda de la desigualdad hasta el límite.   

> Trabesaño. Palo superior de una portería cuando se produce la circunstancia de que un futbolista dispara y el balón lo besa, saliendo violentamente repelido. En otras ocasiones oímos en las retransmisiones o leemos en los diarios que la pelota se marcha fuera lamiendo alguna parte de su superficie. Sería interesante conocer qué explicación dan los psicoanalistas de este uso del lenguaje tan propio de los cronistas deportivos.

> Traumatissmo. Lesión o deterioro causado en los tejidos de algún cuadro de Henry Matisse, particularmente debido a un golpe.

> Traumaturgia. Supuesta facultad de curar traumas de manera prodigiosa, esto es sin necesidad de recurrir a procedimientos médicos avalados científicamente. "Trauma" proviene del griego τραῦμα, que significa “herida”. Puede tratarse de una lesión física causada por un agente externo o de un impacto emocional cuya huella persiste en el inconsciente. El trauma físico es interpretable como una avería que sufre el cuerpo; el trauma psíquico se corresponde con un accidente de la mente. Pues bien, para cualquiera de ellos en sus innumerables concreciones es posible hoy en día encontrar alguna pseudoterapia que prometa una curación o sanación cuasi milagrosa. Se trata de prácticas cuyo valor curativo no ha sido en ningún caso probado y que incluso, en otros, pueden resultar muy perjudiciales, como cuando los pacientes abandonan los tratamientos médicos recomendados. La Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP) ha contabilizado casi un centenar de ellas y en un reciente informe ha alertado de que en España provocan anualmente más de un millar de muertes. Tres de las más extravagantes son la angeloterapia, la psicomagia y la cirugía psíquica. Veamos. La angeloterapia, inventada por la estadounidense Doreen Virtue (Angel therapy, 1974), se presenta como un método de sanación espiritual basado en la interacción cognitiva y energética con los ángeles. No sólo proporciona beneficios espirituales y emocionales sino que también, se asegura, es capaz de sanar dolencias físicas y curar enfermedades. La psicomagia, creada e impulsada por el inefable Alejandro Jodorowsky, toma como fundamento las ideas más radicales y ampliamente refutadas del psicoanálisis (enfermedad mental como expresión de la represión de vivencias; sexualización obsesiva del inconsciente o la consideración de la infancia como inevitable fuente de traumas), junto a la absurda creencia de la psicogenealogía de que los traumas se transmiten de generación en generación. A ello añade emplear como catarsis vergonzosas teatralizaciones que violan el código deontológico de la práctica clínica en casi todos sus puntos. Por último, la cirugía psíquica, vinculada en su origen a una iglesia espiritista de Filipinas de principios del siglo XX, se presenta como una rama de la cirugía que, sorprendentemente, no precisa de anestesia ni bisturí. Sus practicantes dicen tener la habilidad de extraer tumores o corregir malformaciones metiendo directamente las manos en el cuerpo del paciente sin más ayuda que las gasas y el algodón para empapar la sangre. Terminada la operación se muestra el resultado sin que se evidencie ningún rastro de herida o cicatriz. El ilusionista y escéptico James Randi ha recreado de forma admirable el proceder de un cirujano psíquico en el siguiente vídeo

> Trankilo. Ánimo que caracteriza a los 1.000 gramos cuando no se ven alterados por preocupaciones, inquietudes o cualquier clase de excitación que los puedan desestabilizar. La rebelión de las masas puede alterar la tranquilidad, por lo que el patrón kilo, compuesto de una aleación de platino e iridio, ha buscado refugio permanente en la Oficina Internacional de Pesas y Medidas de Sèvres (Francia).

> Transación. Acuerdo comercial que en el pasado permitió saciar el hambre y la sed de la población más necesitada de una región. La erradicación del hambre en el mundo pasa, entre otras medidas, por incrementar el número de transaciones comerciales. Pero el obstáculo principal con el que se encuentra este comercio humanitario es que el afán de riqueza resulta insaciable. La mayor parte de la riqueza del mundo no sólo sigue en manos de una pequeñísima minoría, sino que cada año la brecha entre los superricos y los pobres se va agrandando más. Hasta el punto de que el pasado año, según Oxfam, los 42 individuos más ricos del planeta tenían acumulado tanto dinero como la mitad más pobre. La evasión de impuestos, la influencia de las empresas en las decisiones políticas, la erosión de los derechos de los trabajadores y el recorte de los gastos sociales han contribuido a que las diferencias económicas sean cada vez mayores. La pregunta es: siendo que en la mayoría de los casos no resulta impuesto por la fuerza, ¿por qué la población en general acepta este orden socioeconómico tan desigual? ¿Acaso está convencida de que la desigualdad es moralmente aceptable y de que, por tanto, hay que obedecer y respetar las decisiones de las élites dominantes? Y en ese caso, ¿qué procesos de concienciación han tenido que darse para que la población en general considere legítimos el statu quo y la desigualdad? La tradición o la costumbre ("siempre ha habido ricos y pobres"), la justificación religiosa ("Dios así lo quiere; y premiará a los buenos y castigará a los malos"); la justificación ideológica ("no hay verdad económica fuera del neoliberalismo de la escuela de Chicago") y la justificación legal ("siempre hemos actuado dentro de la ley") son, a juicio de los sociólogos, los principales criterios de legitimación de la desigualdad económica. ¿Hasta qué punto podrán seguir estirando la cuerda sin que se produzca un estallido social?

> Transfherir. Ceder a otro el derecho que alguien tenía en exclusiva de hacer daño.

> Transhijir. Tolerar actitudes y comportamientos de los hijos a pesar de no considerarlos del todo adecuados, razonables o justos.

> Transistoriedad. Cualidad pasajera o temporal de un transistor.  

> Transizión. (angl.). Paso de una talla a otra de ropa o calzado. Se trata de un fenómeno asociado fundamentalmente a procesos de crecimiento y de adelgazamiento en las personas.

> Transixtor. Aparato de radio que pertenece a Sixto.

> Tranversal. Que atraviesa el anverso, la cara principal de las monedas y medallas.

> Traquea. Tercera persona del presente de indicativo del verbo traquear, que significa “producir con la tráquea ruidos semejantes a los de una traca”.

> Trasbase. Acción de trasladar bases de un sitio a otro. Los trasbases pueden afectar a la seguridad de un país (cuando lo son, por ejemplo, de bases militares); al éxito o fracaso de las reivindicaciones sindicales o políticas (si los miembros de las organizaciones convocantes consiguen desplazarse o no masivamente al epicentro de la protesta) o incluso al devenir de un equipo de baloncesto (en el caso de que hayan cambiado el jugador que organiza el juego).

> Traskilado (salir). (angl.). Expresión que alude a quien pretendió ofender al preguntar y, sin embargo, fue él quien quedó en evidencia. Contrariamente al dicho de que preguntar no es ofender, sí hay preguntas que ofenden y de ellas merece el preguntador salir traskilado.

El Ficcionario enferma tras conocer algunos de los tipos de pseudoterapia
Comentarios