Buscar

MUNDIARIO

El conflicto jurídico entorpece el confinamiento en Lleida mientras el brote se desborda

Los sanitarios piden medidas urgentes para controlar el brote en la población.
El conflicto jurídico entorpece el confinamiento en Lleida mientras el brote se desborda
Hospital de Lleida. / Pixabay
Hospital de Lleida. / Pixabay

Maira Perozo

Periodista.

El manejo del brote de coronavirus en Lleida se escapa de control de las autoridades, tras la medida judicial que suspende el levantamiento del confinamiento acordado por la Generalitat.

A día de hoy, Lleida acumula 1600 casos y más de 20 focos activos, luego de finalizado el pasado 21 de junio el estado de alarma.


Quizás te pueda interesar

España se blinda para evitar otro estado de alarma frente a los brotes


La responsabilidad del manejo de la crisis recae ahora en cada Comunidad Autónoma, por lo cual en este caso, el Govern en principio activó un cierre perimetral de la zona para contener los brotes; no obstante fue una operación fallida y apeló al confinamiento en su domicilio a 160.000 personas de Lleida y otros siete municipios de la comarca.

Sin embargo, la justicia, decidió anular la medida argumentando que es “desproporcionada” y porque, en todo caso, juzgó que debería ejecutarse a través de un estado de alarma, que recae en manos del Estado.

Mientras tanto la situación se tensa en los pobladores al tiempo que el virus se desplaza y genera nuevos contagios y los sanitarios, alertan de la necesidad de medidas contundentes de inmediato.

“No estamos de acuerdo con esta decisión judicial. No la aceptamos. Asumiremos las consecuencias que se deriven, pero no puedo poner en peligro la salud de las personas”, ha asegurado el presidente de la Generalitat, Quim Torra.

Ahora bien, tratando de sortear el obstáculo judicial el president ha salido al paso aprobando un decreto ley que modifica la ley catalana de Salud Pública de 2009. De esta manera, se busca dar apoyo jurídico a los cierres y restricciones de movilidad que se puedan poner en marcha en el futuro para contener la pandemia.

Pero antes, la autoridad sanitaria tendrá que emitir un informe que acredite la situación actual de riesgo de contagio, del control de la pandemia y donde se describa el paquete de medidas, que por cierto se acotan a un periodo de 15 días.

El Govern espera este martes aprobar de nuevo la resolución de cierre de Lleida, amparado bajo la nueva normativa. Al mismo tiempo Torra ha asegurado que la decisión del cierre no es sencilla y que no aceptará presiones de sectores, como el turístico, que se oponen a volver a encerrarse para frenar el virus. El nuevo decreto, ha dicho, permitirá actuar “con toda la contundencia necesaria en función de los datos de la evolución epidemiológica”. El Segrià registra al menos tres fallecidos y 1.631 casos positivos desde que el 17 de junio empezaran a dispararse los infectados en la zona. @mundiario