Conecta los Puntos: historia ganadora de la beca en Liderazgo Ekpapalek

ekpap liderazgo
ekpap liderazgo

Ekpapalek busca empoderar estudiantes Latinos brindando programas de mentorías profesionales, empoderamiento de la mujer y becas. Esta historia es una de las ganadoras de la beca Ekpapalek en Liderazgo.

Conecta los Puntos: historia ganadora de la beca en Liderazgo Ekpapalek

Cuando estaba en la escuela e inicios de mi secundaria, regresaba de clases, encendía la televisión y me sentaba a disfrutar, en ese entonces, de las mejores series animadas. Por supuesto, soy de la época de Dragón Ball Z, Poquemón, Digimón, Yu Gi Oh, y más. Las cosas ahora son muy diferentes. Por ejemplo, en mis tiempos no cazábamos pokemons con el celular, sino con pequeñas figuras de plástico. Transcurría el año hasta que llegaba navidad, una de las fechas favoritas para todo niño por los regalos. En ese entonces “Cuento de navidad” se convertía en mi nueva distracción. ¿La has visto? Aquel anciano Scrooge y los tres fantasmas viajando en el tiempo… esa historia me encantaba. Los tres fantasmas representaban las navidades pasadas, presentes y futuras y esto me hacía imaginar cómo sería viajar en el tiempo y corregir lo que en algún momento se hizo mal, o por el contrario, qué era lo que me esperaba más adelante.

Han pasado varios años desde entonces y ahora me encuentro frente al computador, escribiendo sobre series y películas antiguas que me hacen ver viejo. ¿Por qué les cuento esto? Hace poco pasó por mi mente que la vida de todos nosotros es parecida a la de estos héroes que aparecen en las series o películas. Cada uno de ellos tiene un propósito que los impulsa a continuar a pesar de cada obstáculo y a la vez tienen un pasado que no fue tan bueno. Sin embargo, cada uno de ellos inició el camino utilizando el pasado para motivarse a dar los pasos en post de sus objetivos.

Amor propio

14958493_1836278713320706_1013214002_n
Sergio en su etapa escolar.

 

Cuando estaba en el colegio, era aplicado y responsable en mis estudios. Era el “chancón” del salón y eso hacía que mis notas fueran altas. Ya podrás imaginar que mis padres estaban muy felices por mí y en realidad así era. Pero la única persona que no se sentía a gusto con ello era yo. Y no lo hacía porque nada de ello era significativo para mí. En ese tiempo, algo que me caracterizaba es que era muy gordito. Razón por la cual muchos de mis compañeros y profesores encontraban la manera de divertirse con las ”chapas” o apodos.

Eso se convertía en algo cada vez más frecuente. Los insultos y las burlas hacían que mi amor propio se evaporara y las virtudes que tenía no significaran nada. Fue entonces que un año me propuse bajar de peso. Tenía ese objetivo y empecé a dar con las acciones que me permitieran lograrlo. Pasaron cinco meses en los que no salí de mi casa y con solo una máquina de spinning y dieta, había logrado lo que quería. Me veía al espejo y me sentía a gusto conmigo mismo. Cuando entré a clases con mi nueva figura, todos me miraron diciendo algo así como “Sergio ¿qué pasó?”

14961331_1836279176653993_850928426_n
Sergio más delgado.

 

¡Bien! ya tenía lo que buscaba y pese a ello me seguía sintiendo como antes. ¿Tal vez no era suficiente? Continué con más dietas y ejercicio. Esas dietas poco a poco se convirtieron en platos de solo verduras y pollo sancochado, luego en casi nada de alimento y al final en vómito autoprovocado. Ya no era el Sergio que todos conocían. Me di cuenta que necesitaba ayuda y fui a buscarla en el único centro médico de mi ciudad. Una psicóloga tomó mi caso y me dio la noticia a mí y a mi mamá. A los 17 años me diagnosticaron anorexia y bulimia.

Fueron los meses más duros de mi vida. Mi cabello se caía, mis huesos sobresalían, me mareaba muy fácilmente, no sonreía, tenía enorme miedo de engordar, mi autoestima era la mínima y la presión social con los comentarios empeoraban las cosas. Muchas veces no tenía sentido estar vivo. ¿Para qué hacerlo? Aunque nunca intenté acabar con mi vida en ese momento era una opción. Ingresé a tratamiento, quería cambiar y necesitaba hacerlo. Pasé cinco meses sin ver ningún resultado. Las depresiones eran constantes al igual que las peleas con mi familia. Era terrible, una pesadilla.

Una noche, cuando logré comer un poquito más de lo que había estado haciendo, cené tamales y recuerdo muy bien que fueron seis pequeños tamales y una taza de café. Mientras venía de dejar a mi mamá y hermana de la casa de mi tía, empecé a sentir una culpa tremenda por haberlo hecho. Fue tal, que tan solo lloraba por la calle. Vi la iglesia y entré, me arrodillé y le pedí al Señor de los Milagros que me ayudara: “Por favor, necesito estudiar ¿qué será de mi familia?” Fue ahí que me dije a mi mismo, “me comprometo a superar esto”.

A partir de ahí inició mi verdadera recuperación y no fue fácil. Tras siete meses más por fin podía comer un almuerzo con mi familia, sentir que era valioso y dejar atrás esa “pesadilla”.

Como adolescentes recibimos constantemente mensajes que nos hacen creer que nuestro físico es lo más valioso. Que si somos los más guapos, altos, delgados, etc. ganaremos el agrado de todos. No te dejes engañar, cada uno de nosotros es valioso y especial, tal y cómo es. Si tú no lo crees, entonces, esa ola de información hará que te ahogues en un mar de estereotipos y modas.

La belleza no se mide con una balanza, sino, por la cantidad de obras buenas que haces día a día para ti y para los demás.

¡Ámate! Que no hay nadie en este mundo igual a ti, eres un ser humano único y especial.

Pasión

Al comienzo de este escrito mencioné algunos héroes. Cada uno de estos héroes tuvo algo en común y eso se llama pasión. Y ahora surgen las interrogantes en ti:

¿Pasión?
¿Qué es una pasión? ¿Tengo una? ¿Cómo la encuentro?

Después de haber superado parcialmente la anorexia y bulimia pude cumplir mi objetivo. Llegué a Trujillo en el 2014 con una depresión, causada por separarme de mi familia y con algunas secuelas de la enfermedad de la que pensé me había librado por completo. Vivir lejos de mi familia y estudiar en una universidad parecía imposible. Sinceramente estaba asustado, tal vez como muchos jóvenes peruanos que se separan de sus seres queridos para crear un mejor futuro para ellos y sus futuras familias.Necesitaba ayuda nuevamente y esta vez la encontré en un pequeño libro. Este libro me mostró algo llamado desarrollo personal. Recuerdo que estaba en la librería y me dije “algún día compartiré esto con muchas personas”, sin darme cuenta había descubierto mi pasión. No lo sabía en ese momento, claro.

14962687_1836290576652853_4030688325492966110_n
Sergio con un libro.

 

En la universidad me encantaba participar de conferencias donde las personas hablaban sobre sus vidas y de lo que habían logrado, ¡inspiración pura! En todo ese camino conocí gente y organizaciones con las cuales pude aprender y estas forjaron una visión más fuerte de lo que quería hacer cinco años más adelante, un sueño. Los libros se habían convertido en mis mejores amigos y fui estudiando todo acerca del crecimiento personal. No era suficiente para mí, me apunté como colaborador en todos los eventos con el propósito de aprender más.

Me acercaba a los ponentes, dueños de empresas, emprendedores y más para hablarles sobre mi sueño.

En todo ese tiempo fui adoptando maestros que se han convertido en modelos a seguir para todo un país y a quienes estaré eternamente agradecido.Suena fácil ¿verdad?, pero no lo fue tanto. Vencer el miedo y la vergüenza eran los primeros pasos en todo esto, dos zapatos pesados que muchas veces no nos dejan caminar hacia adelante y nos estancan.

14976499_1836287853319792_863774210915108122_o
Sergio con compañeros de estudios y profesores.

 

Creo que la descripción precisa de tener una pasión es energía ilimitada y felicidad. Veía a los protagonistas del cambio, cómo es que habían logrado todo su legado y en ese momento lo sentía, sentía energía para ir por mis sueños y felicidad al hablar con ellos sobre sus historias. Es increíble.

Puedo decirte con total seguridad que tu pasión no la encontrarás sentado.

Tal vez ya la conoces o tal vez aún no, pero algo es seguro y es que con lo que tienes ahora puedes dar el primer paso. Aprende de todo y de todos, pregunta, indaga, crea, comparte y busca a gente que este logrando sus sueños y pregúntales cómo lo están haciendo. El camino es largo pero una vez que empieces nadie te detendrá y estarás un paso más cerca de alcanzar tu propósito de vida.

Sueños

Han pasado dos años y medio desde el inicio de una nueva vida y ahora no tengo un sueño, sino muchos. Descubrí en ese camino, la importancia de tener un sueño y la valentía de emprender el camino para conseguir nuestros objetivos.

Pero, ¿qué es un sueño?

Muchos piensan que la vida se trata de cumplir nuestros sueños pero yo creo que nuestra vida puede ser un sueño hecho realidad. Cumples tus sueños en el momento en que decides actuar de la manera en que la visión de tus sueños lo demanda. En pequeño o en grande, no importa el tamaño. ¿Tu sueño es ser millonario? Compórtate como lo hacen los millonarios y desarrolla sus hábitos, tarde o temprano te convertirás en uno. ¿Quieres ser escritor? Escribe y comparte con personas a tu alrededor y deja que tus líneas sean luz para ellos ¿Quieres inspirar al mundo? Observa tu entorno y percibe cuántas personas necesitan de una chispa de inspiración, hazlo ahora. Y así con mucho más.

Porque cumples tu sueño en el momento, lugar y con quien sea, que lo estés haciendo. Cada uno de estos momentos te llevarán a realizar la visión de un objetivo, mas los sueños se viven y se cumplen día a día. Me dirijo a ti como un joven de 19 años que cursa su tercer año universitario y que ha decidido emprender las acciones para forjar la visión de sus objetivos, pero que además, decidió vivir sus sueños día a día.

14955836_1836289273319650_8608410928648955740_n
Sergio en la Universidad.

 

Mi sueño principal es inspirar a los jóvenes del mundo y ayudarlos a encontrar y lograr sus propósitos de vida. No se necesita ser grande para empezar pero sí empezar para ser grande. ¡Tú! desde la posición en la que te encuentras, tienes un sueño y puedes vivirlo desde ahora. Lo que hará esto es convertirte en un ser humano feliz y capaz de inspirar a los demás con su camino, con su historia.

Es el camino el que transforma a las personas y no el objetivo.

Esta historia lleva como título “Conecta los puntos” en honor a la persona a quien yo admiré desde niño por su rebeldía y genialidad. Él dijo una frase que resume todo de lo que he compartido:

“No puedes conectar los puntos hacia adelante, solo puedes hacerlo hacia atrás. Así que tienes que confiar en que los puntos se conectarán alguna vez en tu futuro” – Steve Jobs

Desde el apartado ‘amor propio’ hasta ‘sueños’ el mensaje es que el camino, tu camino, inicia con una decisión. Salir de la comodidad. Todos nosotros tenemos sueños, gustos y pasiones. Tal vez algunos las tengan definidas y otros aún no, pero todos las tenemos. El paso para conocerlas es salir de nuestra zona de confort. Nuevamente, todos y cada uno de los que están leyendo este escrito, tienen diferentes pasados y problemas. Con sus padres, amigos, hermanos, en la universidad o en el trabajo. Tal vez alguien está pasando lo que pasé cuando estaba en el colegio. Yo les digo, nada, absolutamente nada es sin un propósito. Dejemos de definir nuestra vida como un conjunto de momentos buenos o malos. Los problemas y errores solo te fortalecen y enseñan.

Si yo no hubiera vivido y superado esas dos enfermedades, tal vez ahora no estaría escribiendo esto. Pero en esa oscuridad me di cuenta de una gran luz, una luz que podía utilizar para alumbrar la vida de muchos jóvenes. Por eso te lo repito: todo lo que viviste, “bueno” o “malo”, te servirá para descubrir qué es a lo que quieres dedicar tu vida. Por otra parte, cada uno de nosotros somos únicos y valiosos. No compares el camino de otra persona con el tuyo, mejor, tómalo como ejemplo para crear el tuyo propio.

Conecta los puntos mirando hacia atrás, ten fe que los puntos que crees ahora se conectarán más adelante y consigue que tu vida sea una red de puntos que logren cambiar el mundo.

¿Asumes el reto? ¿Asumes el reto de ser quien verdaderamente eres? ¿Asumes el reto
de construir tu historia? Solo hace falta la decisión de empezar.


 

Ekpa'palek (www.ekpapalek.com) es una organización sin fines de lucro que busca empoderar estudiantes latinos. Ofrece programas de mentorias profesionales y programas de empoderamiento de la mujer. También promueve el desarrollo profesional a través del blog Ekpapalek (www.ekpapalek.wordpress.com) y el canal de You Tube "Ekpapalek Proyecto". únetenos y se parte del cambio!

Conecta los Puntos: historia ganadora de la beca en Liderazgo Ekpapalek
Comentarios