Buscar

MUNDIARIO

¿Condiciona la estructura cerebral a nuestras emociones cuando escuchamos música?

Un estudio publicado en Journal of Neuroscience revela diferencias en la estructura de la materia blanca en ciertas regiones cerebrales, que determinan por qué algunos llegan a emocionarse tanto con el sonido de la música mientras que para otros es una experiencia menos intensa.

¿Condiciona la estructura cerebral a nuestras emociones cuando escuchamos música?
Partes del cerebro.
Partes del cerebro.

Firma

Cristina Goás

Cristina Goás

La autora, CRISTINA GOÁS, gestiona Melovida y dirige Presto Vivace, desde donde desarrolla la investigación musical y su aplicación a través de dispositivos tecnológicos. También es colaboradora de MUNDIARIO y se encarga de formar y crear nuevos talentos. @mundiario

La inspiración para esta investigación llegó cuando un equipo de científicos de la Universidad de Barcelona (UB) y el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (UB-IDIBELL) comenzaron a investigar una condición llamada anhedonia musical, que se refiere a la incapacidad de sentir placer al escuchar música, a pesar de poder disfrutar de otros estímulos gratificantes como la comida y el sexo.

El objetivo de la nueva investigación fue averiguar si la sensibilidad a la música se veía determinada por cómo se conectan las áreas de procesamiento perceptivo y las áreas del circuito de recompensa. El experimento se hizo con 38 voluntarios sanos utilizando la técnica de resonancia magnética por difusión, que permite reconstruir la estructura de la sustancia blanca cerebral, es decir, los haces de sustancia blanca que conectan las diversas regiones cerebrales. Anhedonia musical específica es la condición cerebral que hace ser indiferente a la música

Los investigadores reclutaron a 38 voluntarios, alrededor de un tercio de los cuales sufrían de anhedonia musical, y utilizaron imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) para escanear sus cerebros mientras escuchaban música clásica. Al mismo tiempo, a los participantes también se les pidió que indicaran cuánto disfrutaban la música en una escala del uno al cuatro.

Los autores del estudio estaban particularmente interesados ​​en observar la materia blanca que conecta ciertas áreas de la corteza auditiva con el centro de recompensa del cerebro, para tener una idea de cómo estas regiones se comunican entre sí en las personas con anhedonia musical.

La anhedonia musical se caracteriza por una indiferencia al estímulo de la música. El reciente estudio descubrió que puede deberse a un bajo nivel de conectividad entre dos áreas particulares del cerebro.

Los resultados mostraron que las diferencias individuales en la cantidad de placer derivado de escuchar música se correlaciona con el nivel de conectividad entre una parte de la corteza auditiva, llamada corteza auditiva supratemporal, y el estriado ventral, que forma parte del circuito de recompensa del cerebro. Justamente, encontraron en las personas con anhedonia musical una actividad muy baja en una estructura llamada estriado ventral, que conecta el propio núcleo con la corteza auditiva. @mundiario

Referencias:  Martínez-Molina, N., Mas-Herrero, E., Rodríguez-Fornells, A., Zatorre, R.J., and Marco-Pallarés, J. (2016). Neural correlates of specific musical ahhedonia. Proc. Natl. Acad. Sci., 201611211.

Mas-Herrero, E., Marco-Pallarés, J., Lorenzo-Seva, U., Zatorre, R.J., and Rodríguez-Fornells, A. (2013).Individual differences in music reward experiences.  Music Percept. 31, 118–138. Revista de Investigación Journal of Neuroscience.