Buscar

El “comportamiento depravado” al que los Turpin sometieron a sus 13 hijos

Dormían de día y hacían “vida” de noche, no comían y solo se les permitía bañarse una vez al año. Estas son algunas de las vejaciones a la que David y Louise sometían a sus hijos.

El “comportamiento depravado” al que los Turpin sometieron a sus 13 hijos
Louise y David Turpin. / RR SS.
Louise y David Turpin. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. Escribe en MUNDIARIO, donde es coordinadora general. Twitter: @mundiario

El caso explotó a principios de esta semana y desde que un policía encontrara a 13 niños en estado de desnutrición y encadenados en el condado de Perris, California; las autoridades han ido desenredando el caso que ha espantado y conmovido a EE UU. Los horrores que ha revelado el fiscal del distrito de Riverside, Mike Hestrin, son solo el comienzo porque aun queda mucho por recorrer para saber por qué dos padres se atrevieron a dañar de tal forma a sus hijos.

Según las primeras palabras del fiscal, los niños no sabían que era la luz del sol porque dormían de día y los mantenían despiertos durante las noches; una vez al año disfrutaban de un baño, sus padres les negaban la comida y desconocen muchos aspectos de la vida diaria como qué es un policía o qué es una medicina. El escape fue posible tras planearlo por dos años, los hermanos –con edades entre 2 y 29 años- estaban cansados y aunque desconocen muchas cosas, sabían que su vida no era normal. Fue una de las hermanas de 17 años la que robó un teléfono y se escapó por una de las ventanas, así se armó de valor e hizo la llamada que les salvaría la vida.

 

Louise y David Turpin. Facebook (1)

David y Louise Turpin. / Facebook.

 

El fiscal será implacable, ya que antes de revelar todos los cargos que les atribuía a la pareja conformada por David y Louise Turpin, quiso señalar una parte del infierno que hicieron vivir a sus hijos de formas físicas y psicológicas. Cuando un policía entró en el hogar a las 7am del domingo 14 de enero, se dio cuenta del mal olor, algo que el fiscal también reseñó ya que hacían vivir a sus hijos en una casa que apestaba y en donde no les permitían lavarse las manos por encima de las muñecas, de hacerlo, serían gravemente castigados.

Entre los particulares castigos que imponían los Turpin, el fiscal mencionó estrangulamientos, fuertes palizas o ser atados a algún mueble. Empezaron utilizando cuerdas, pero cuando uno se les escapó, decidieron utilizar cadenas y candados. Lo peor de estas torturas, es que “duraban semanas o meses” y tampoco “se les permitía ir al baño”.

La única cosa que los niños podían hacer, era escribir diarios. Los agentes encontraron cientos de diarios en la vivienda que el fiscal piensa utilizar como prueba durante el juicio. En total, la fiscalía pretende acusar a los Turpin de 12 cargos de tortura y 12 cargos de secuestro; no llegan al número 13 debido a que el bebé de dos años ha sido encontrado en buen estado, a diferencia de sus hermanos. A parte, la pareja enfrenta 7 cargos de maltrato a adultos dependientes, 6 cargos de maltrato de menores y al menos un cargo de abuso sexual del padre sobre una de sus hijas.

La fiscalía aún no ha dado con las razones de por qué los padres maltrataron durante años a sus hijos, lo que si saben es que uno de los niños de 12 años, parece de 7, mientras que la joven de 17, aparenta 10 debido al estado grave de desnutrición que padecen.

 

Familia Turpin. Facebook.

Familia Turpin. / Facebook.

 

Los hermanos están siendo atendidos con especial cuidado, recibiendo principalmente una dieta para que puedan recuperarse físicamente, y luego pasar a un cuidado especial psicológico. Entre las palabras finales del fiscal, este aclaró que la pareja disfrutaba de castigar de una manera psicológica a sus hijos cuando compraban comida y se la comían frente a ellos; o adornaban la mesa con pasteles pero les prohibían tocarlos.

Este es un comportamiento depravado”, señaló el fiscal. "Como fiscal, hay casos que te afectan y te atormentan. A veces ves pura depravación humana. Eso es lo que estamos viendo aquí”.

David y Louise Turpin enfrentan 38 cargos de por tortura y maltratos a sus propios hijos. Bajo sus cabezas pesa una fianza de 12 millones de dólares para cada uno y se han declarado no culpables de los cargos. @mundiario