De cómo tocar la batería cambia el cerebro

Baterista. / Pexels.com.
Baterista. / Pexels.com.
Muchos años de tocar el instrumento dejan huellas claras.
De cómo tocar la batería cambia el cerebro

Las personas que tocan la batería regularmente durante años difieren de las personas poco musicales en su estructura y función cerebral. Los resultados de un estudio realizado por investigadores de Bochum sugieren que tienen menos fibras, pero más gruesas, en el tracto de conexión principal entre las dos mitades del cerebro. Además, sus áreas del cerebro motor están organizadas de manera más eficiente. 

Esta es la conclusión de un equipo de investigación dirigido por la Dra. Lara Schlaffke de la clínica de la universidad Bergmannsheil en Bochum y el Profesor Asociado Dr. Sebastian Ocklenburg de la unidad de investigación de biopsicología en la Ruhr-Universität Bochum luego de un estudio con resonancia magnética (MRI). 

Los bateristas nunca fueron estudiados previamente

"Hace tiempo que se entendió que tocar un instrumento musical puede cambiar el cerebro a través de procesos neuroplásticos", dice Sarah Friedrich, quien escribió su tesis de licenciatura sobre este proyecto. "Pero nadie había investigado previamente a los bateristas", agrega.

Los investigadores de Bochum estaban interesados ​​en este grupo porque su coordinación motora supera con creces la de las personas no capacitadas. "La mayoría de las personas solo pueden realizar tareas motoras finas con una mano y tienen problemas para tocar diferentes ritmos con ambas manos al mismo tiempo", explica Lara Schlaffke. "Los bateristas pueden hacer cosas que son imposibles para personas no capacitadas".

El equipo pretendía obtener nuevos conocimientos sobre la organización de procesos motores complejos en el cerebro mediante la identificación de los cambios en el cerebro causados ​​por esta capacitación, así que probaron a 20 bateristas profesionales que habían tocado su instrumento durante un promedio de 17 años y actualmente practican durante más de diez horas por semana. Los examinaron utilizando diversas técnicas de imágenes por resonancia magnética que proporcionan información sobre la estructura y la función del cerebro. Luego compararon los datos con mediciones de 24 sujetos de control no musicales. En el primer paso, ambos grupos tuvieron que tocar la batería para probar sus habilidades y luego fueron examinados en el escáner de resonancia magnética.

Procesamiento de motores más eficiente

Los bateristas presentaron claras diferencias en la parte frontal del cuerpo calloso, una estructura cerebral que conecta los dos hemisferios y cuya parte frontal es responsable de la planificación motora. Los datos indicaron que los bateristas tenían menos fibras pero más gruesas en este importante tracto de conexión entre los hemisferios cerebrales. Esto permite a los músicos intercambiar información entre los hemisferios más rápidamente que los controles. La estructura del cuerpo calloso también predijo el rendimiento en la prueba del tambor: cuanto mayor sea la medida del grosor de las fibras en el cuerpo calloso, mejor será el rendimiento del tambor.

Además, el cerebro de los bateristas era menos activo en las tareas motoras que el de los sujetos de control. Este fenómeno se conoce como muestreo disperso: una organización cerebral más eficiente en las áreas conduce a una menor activación en los profesionales.   @mundiario

 

 

De cómo tocar la batería cambia el cerebro
Comentarios