Buscar

MUNDIARIO

De cómo la contaminación del aire puede aumentar los casos de diabetes en el mundo

Una investigación desarrollada por la Universidad de Washington ha revelado que la contaminación atmosférica provoca, cada año, más de tres millones de nuevos casos de la terrible enfermedad.

De cómo la contaminación del aire puede aumentar los casos de diabetes en el mundo
Diabetes. / RR SS
Diabetes. / RR SS

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política & Economía y la edición AMÉRICA. @mundiario

Sí, es un hecho: la contaminación del aire aumenta los casos de diabetes en el mundo. Así lo ha dejado claro una investigación desarrollada por la Universidad de Washington, que ha querido dar luz sobre la terrible relación existente entre el daño atmosférico y la enfermedad.

Quizás también te interese: 

 

Los resultados del estudio son sorprendentes: la contaminación atmosférica provoca, cada año, más de tres millones de nuevos casos asociados con el monstruo de la insulina. Además, el análisis, publicado en la revista The Lancet Planetary Health, sostiene que 8,2 millones de años de vida se perdieron debido a la diabetes relacionada con la contaminación.

El origen de este fenómeno radica en el hecho de que la contaminación reduce la producción de insulina y desencadena la inflamación, lo cual, a su vez, impide que el cuerpo convierta la glucosa en sangre en energía que el cuerpo necesita para mantener la salud.

En esa línea, los científicos han determinado que existe “un vínculo significativo entre la contaminación del aire y la diabetes en todo el mundo”, tal como ha detallado Ziyad Al-Aly, autor principal del estudio y profesor asistente de medicina en la Universidad de Washington.

“Encontramos un mayor riesgo, incluso a bajos niveles de contaminación atmosférica considerados actualmente seguros por la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto es importante porque muchos grupos de presión de la industria argumentan que los niveles actuales son demasiado estrictos y debería suavizarse. La evidencia muestra que los niveles actuales aún no son lo suficientemente seguros y deben ser ajustados”, añadió. @mundiario