Colegiarse en un colegio diferente al de ejercicio no aporta mejoras al farmacéutico

¿Colegiación fuera de donde se ejerce?
¿Colegiación fuera de donde se ejerce?

Cuando una profesión de colegiación obligatoria se organice por colegios territoriales, bastará la incorporación a uno solo de ellos para ejercer en todo el territorio español.

Colegiarse en un colegio diferente al de ejercicio no aporta mejoras al farmacéutico

El Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales, establece en el Artículo 27. 5 que cuando una profesión de colegiación obligatoria se organice por Colegios territoriales, bastará la incorporación a uno solo de ellos para ejercer en todo el territorio español.

Este artículo ha sido publicado esta semana en el periódico de los profesionales de la farmacia Correo Farmacéutico en Tribuna, bajo el título Colegiación fuera de donde se ejerce.

En él aporto mi visión desde mi experiencia como presidenta al frente del Colegio de Farmacéuticos de Lugo, que en mi opinión debería contemplarse la posibilidad de establecer una excepción que permita un ejercicio racional y ordenado de nuestra profesión

Este Anteproyecto, en su Disposición adicional primera, establece la obligación de inscribirse en un Colegio de farmacéuticos para ejercer las actividades que corresponden a los farmacéuticos de acuerdo con el artículo 6 de la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de ordenación de las profesiones sanitarias.

Asimismo establece en el Artículo 27. 5 que cuando una profesión de colegiación obligatoria se organice por Colegios territoriales, bastará la incorporación a uno solo de ellos para ejercer en todo el territorio español.

En el apartado 6 de dicho Artículo 27 dispone que  los Colegios no podrán exigir a los profesionales que ejerzan en un territorio diferente al de colegiación comunicación ni habilitación alguna. Tampoco podrán exigir el pago de contraprestaciones económicas distintas de aquellas que exijan habitualmente a sus colegiados por la prestación de los servicios de los que sean beneficiarios y que no se encuentren cubiertos por la cuota colegial. Dichos servicios deberán ser, en todo caso, voluntarios para el profesional.

Entiendo que la norma está pensada para profesiones en las que el ejercicio en territorio diferente al de colegiación es bastante habitual (abogados, procuradores....) pero en el caso de farmacéuticos sin ser excepcional no es tan frecuente y creará situaciones de hecho que en nada van a mejorar la situación existente actualmente:

a) Por una parte el no tener la comunicación del Colegio  de origen del farmacéutico obliga a que sea el Colegio en el que va  a ejercer  quien tenga que solicitar la información y esperar a disponer de ella para poder tramitar la correspondiente autorización de ejercicio (necesaria para que la Administración Sanitaria de posesión como Titular, Adjunto o Sustituto en Oficina de Farmacia), lo que viene a retrasar un trámite que con frecuencia suele ir ajustado de plazo.

b) No se establece condición ni limitación temporal alguna al ejercicio en territorio diferente al de colegiación, lo que puede crear situaciones de hecho en el que colegiados en ejercicio abonen las cuotas correspondientes a su situación colegial en el colegio de procedencia cuando los servicios (información profesional, actividades formativas, etc..) lógicamente los recibirán (o deberían recibirlos) en el de ejercicio.

c) En el caso de ejercicio como Titular de una Oficina de Farmacia la cuestión se complicaría muchísimo, por cuanto los Colegios de Farmacéuticos firman Conciertos con las CC.AA  en representación de las Oficinas de Farmacia y, en virtud de los mismos organizan la facturación y  gestionan el cobro de la misma. En virtud de dichos Conciertos los Colegios colaboran en la implantación de programas de atención farmacéutica que desarrollan los farmacéuticos de oficina de farmacia. Todo esto sería un contrasentido si el titular está colegiado en un colegio perteneciente a otra comunidad autónoma.

Entiendo por tanto que, habida cuenta de las peculiaridades que presenta el ejercicio de nuestra profesión, debería contemplarse la posibilidad de establecer una excepción que, respetando la normativa europea y la libertad de movimiento de los profesionales siga permitiendo un ejercicio racional y ordenado de nuestra profesión.

Colegiarse en un colegio diferente al de ejercicio no aporta mejoras al farmacéutico
Comentarios