Buscar

MUNDIARIO

El colapso sanitario en Lleida supera la capacidad de respuesta al rebrote

El hospital Arnau de Vilanova este martes tenía 44 enfermos, mientras que el pasado viernes eran 27. La llegada de temporeros para la campaña de recogida desató las alarmas.
El colapso sanitario en Lleida supera la capacidad de respuesta al rebrote
Hospital de Lleida. / Pixabay
Hospital de Lleida. / Pixabay

Maira Perozo

Periodista.

El sistema sanitario de Lleida está al borde del colapso, tras el rebrote del coronavirus. En ese sentido, la Generalitat de Cataluña delimita la estrategia de cara a la peor coyuntura que debe asumir al finalizar el estado de alarma por la pandemia.

El rastreo de contactos, un factor fundamental para poner freno a la propagación, no se está completando por la falta de recursos humanos y técnicos.


Quizás te pueda interesar

Crece la tensión entre Sanidad y la Generalitat tras el incremento de contagios en Lleida


De hecho, los refuerzos prometidos en la red de vigilancia epidemiológica llegan a cuentagotas y la plataforma informática creada para articular la lucha contra el virus no acaba de funcionar por problemas técnicos.

Cuando pensaban que todo se relajaría en los hospitales, los sanitarios ven ahora como les toca retomar su plan intensivo redoblando guardias, incorporando a los voluntarios en zonas cercanas a Cataluña, además de la instalación de un hospital de campaña.

El director del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), Adrià Comella, confirma que la Generalitat está estudiando fórmulas para reforzar el personal de los hospitales de la ciudad con personal de otras zonas de Cataluña y de “derivar” enfermos a otros hospitales.

En el cambio de fase cada Comunidad tenía que justificar ante Sanidad sus planes al finalizar el estado de alarma, entendiendo que la responsabilidad recae directamente en las autonomías, el Gobierno nacional se desprende del manejo directo.

Cataluña pretendía reforzar estas redes con más de un centenar de profesionales, así como la externalización de las labores administrativas del rastreo de contactos a un call center de la empresa Ferrovial con 230 empleados. Igualmente, otra apuesta era la creación de una plataforma, llamada Mediator, que debía ser la columna vertebral que uniera los sistemas de información de todos los niveles asistenciales.

Hace tres semanas comenzaron a presentarse los brotes, el sistema de salud de Lleida apenas cuenta con cuatro epidemiólogos. De momento lo han hecho dos administrativos, dos médicos residentes, un estudiante de medicina y un informático.

A día de hoy, va 68 ingresados, de los cuales ocho están en la UCI. El hospital Arnau de Vilanova este martes tenía 44 enfermos ingresados, mientras el pasado viernes eran 27. Los números en las UCI son también preocupantes para las autoridades de la Generalitat.

La llegada de temporeros para la campaña de recogida de frutas desató las alarmas, de acuerdo con los sanitarios de la localidad. Anualmente se estima que unas 30.000 personas se dedican a esta faena, muchos de los cuales llegan en condiciones precarias. La circulación del virus no se había detenido, cuando arrancó la faena, por lo cual era previsible que algo así sucediera. @mundiario