Los biólogos tienen conocimientos científicos y técnicos que permiten clonar un humano

medicina genómica
Los biólogos tienen conocimientos científicos y técnicos que permiten clonar un humano

Los primeros intentos exitosos de clonación se realizaron hace más de 30 años con batracios y posteriormente, a comienzos de los años 80, se logró duplicar ratones utilizando células de embrión. Pero el gran salto se produjo en 1996 cuando un equipo de biólogos  del instituto Roslin en Edimburgo (Escocia) liderados por el doctor Ian Wilmut lograron clonar con éxito una oveja a la que llamó Dolly, en homenaje a la actriz Dolly Parton a quien admiraba.

La técnica de la clonación consiste básicamente en la extracción del material genético de cualquier célula diferenciada (tejido o sangre) para introducirla en un óvulo al que previamente se le extrajo todo el material genético (generalmente se destruyen los cromosomas utilizando radiación de alta energía o se los extrae mediante micromanipuladores). Posteriormente el óvulo es introducido en el útero para ser fecundado. El parto dará lugar a un individuo idéntico biologicamente al que donó el material hereditario.

En el caso de Dolly -primer animal que se clonó utilizando esta tecnología- se extrajo el material genético de una célula de la ubre de la oveja adulta, posteriormente se lo implantó en el ovulo y luego se lo introdujo en la matriz de otra oveja.

El principal obstáculo que debieron afrontar los biólogos consistió en lo que se conoce como "estabilización epigenetica", esto es,  la relativa incapacidad de las células adultas para autoduplicarse de forma continua como lo hacen las células de los embriones.

Esos obstáculos han sido superados satisfactoriamente mediante la utilización de enzimas (moléculas que aceleran reacciones químicas) y los adelantos en instrumental microbiologico.

Actualmente se ha logrado clonar mamíferos de numerosas especies: vacas, cerdos, cabras, conejos, simios, y hasta animales domésticos como perros y gatos. Pero, ¿como funciona este proceso?.

                                        Oportunidades y amenazas

La ingeniería genética, por otra parte, permite seleccionar genes que se encargan de elaborar determinadas proteínas y anticuerpos. Para esto se utilizan "enzimas de restricción", cadenas de aminoácidos que permiten cortar selectivamente el DNA de los genes en lugares específicos.

El material genético obtenido es introducido en un cultivo de bacterias que se encargan de reproducirlo en grandes cantidades. De esta forma se ha obtenido insulina sintética, la hormona del crecimiento, vacunas, interferon (proteinas antivirales) y el "Factor IX" de coagulación de la sangre que se utiliza en el tratamiento de la hemofilia.

La clonación y la ingeniería genética ofrecen un futuro prometedor y al mismo tiempo preocupante.

En 2008 una noticia conmovió al mundo: la corporación Stemagen con sede en California había obtenido "células madre" a partir de clones humanos en estado de embrión.

Las células madre son potencialmente capaces de duplicarse indefinidamente, a diferencia de las células adultas diferenciadas, y tienen la capacidad de desarrollar todos los órganos del cuerpo humano. Hasta hace cinco años solo se obtenían de embriones humanos gestados naturalmente. El cultivo y tratamiento de este tipo de células permitirá en el futuro cercano crear bancos de órganos que podrán ser utilizados para trasplantes.

Pero Stemagen superó literalmente todas las expectativas: no solo logró clonar seres humanos mediante una técnica similar a la utilizada en la creación de Dolly sino que además obtuvo de esos embriones células madre clónicas.

Es posible que dentro de poco tiempo la ingeniería genética y la clonación estarán en condiciones de fabricar tejidos y órganos con el material genético de cada persona, eliminando de esa manera el temido "rechazo" y la búsqueda, muchas veces infructuosa, de órganos compatibles.

Hoy en día la "terapia genética" permite combatir numerosas enfermedades y es de esperar que en un futuro cercano males como el cáncer, la leucemia, las enfermedades cardíacas e incluso la predisposición al alcohol y muchos trastornos mentales puedan ser finalmente derrotados. El envejecimiento tampoco escapa a esta tecnología. Sabemos que el deterioro del cuerpo humano obedece, en parte, a una lenta y progresiva ineficacia de las funciones metabólicas, funciones que responden a la expresión de genes que van acumulando progresivamente errores después de un determinado numero de copias.

El descubrimiento de las "enzimas de restricción" abonan la esperanza de identificar esos genes y repararlos. La expectativa de vida, acaso, podría incrementarse de forma significativa.

Por otra parte, hoy, mediante tratamiento ginecólogo y administración de hormonas una mujer puede producir  muchos óvulos. Estos se fecundan in vitro y se lee su DNA; este procedimiento permite seleccionar embriones y se utiliza actualmente en el caso de parejas que tienen alta probabilidad de tener hijos con enfermedades hereditarias.

Los adelantos en manipulación biológica permiten afirmar, sin lugar a dudas, que  los "bebés a la carta", la opción de tener hijos que reúnan ciertas características físicas como el color de los ojos, el cabello, e incluso el nivel de inteligencia son una posibilidad real.

En el filme "Blade Runner", su director, Ridley Scott, describe un mundo futuro poblado por seres humanos y "replicantes". Los "replicantes" son humanos creados mediante ingeniería genética que poseen cualidades extraordinarias (fuerza física, belleza, inteligencia) y a los que se les programa un tiempo limitado de vida.

Pero en este progreso existen muchos elementos alarmantes: aunque ominoso no es imposible imaginar un comando terrorista que manipule geneticamente algunos virus para utilizarlos como armas.

                                                       Conclusiones

Más allá de consideraciones éticas, filosóficas o religiosas, los biólogos poseen los conocimientos científicos y técnicos que permiten clonar un ser humano.

Diversos laboratorios en el mundo han logrado clones humanos pero han debido interrumpir el proceso a los pocos días de gestación ya que la mayoría de los países prohíben tales practicas.

Robbert Goddar (ingeniero norteamericano) afirmaba que "el sueño de ayer es la esperanza de hoy y la realidad de mañana".

Ante el enorme poder que aguarda a biólogos e ingenieros genéticos no es superlativo preguntarse donde está la linea divisoria entre los sueños y las pesadillas.

Los biólogos tienen conocimientos científicos y técnicos que permiten clonar un humano
Comentarios