El cigarrillo electrónico como herramienta contra el tabaquismo

Hombre vapeando.
Hombre vapeando.
Solo el que es o ha sido fumador sabe el tremendo esfuerzo diario que implica dejar este fatal vicio y los Vapers o vapeadores están considerados como las herramientas más eficaces para dejar de fumar
El cigarrillo electrónico como herramienta contra el tabaquismo

Solo el que es o ha sido fumador sabe el tremendo esfuerzo diario que implica dejar este fatal vicio. Son muchos los métodos, técnicas y procedimientos que se utilizan para acabar con el tabaquismo, pero pocos los resultados obtenidos.

Sin embargo, los Vapers o vapeadores están considerados como las herramientas más eficaces para dejar de fumar, no en vano países como Gran Bretaña, Francia Y Canadá apuestan fuertemente por el cigarrillo electrónico para persuadir al fumador a que abandone el hábito, de forma progresiva, sin pasar por el temible periodo de abstinencia.

Qué es el cigarrillo electrónico y cómo funciona

Un vapeador o cigarrillo electrónico es un dispositivo utilizado para inhalar vapor que contiene cierta cantidad de nicotina para contrarrestar el efector adictivo del tabaco. Este aparato que funciona a pilas contiene, además, otros componentes inocuos para el organismo, como pueden ser los diferentes saborizantes con los que se pretende captar a posibles usuarios, más allá de aquellos que los usan para dejar de fumar.

Y es que este producto es uno de los medios más populares y con un mayor índice de éxito para acabar con el tabaquismo. Su capacidad para servir de ayuda a aquellos que quieren dejar de fumar recae en buena medida en su sencillez de uso.

El vapeador está compuesto por un cartucho para el e-líquido, con la fórmula que el usuario elige, para inhalar cuando este se transforme en vapor gracias al vaporizador. El vaporizador no es otra cosa que una resistencia que emite el calor necesario para convertir el e-líquido en un vapor que se puede inhalar. Esta resistencia se provee de una fuente de energía que, por regla general, es una batería enchufable. La última pieza fundamental de un cigarrillo electrónico es la boquilla, que es el lugar por donde el usuario aspirará el vapor.

La forma más habitual de hacer funcionar estos dispositivos es la de accionar el calentador cada vez que el fumador inhala el contenido. El aumento de la temperatura vaporiza instantáneamente parte del contenido para que se deguste el sabor y los aromas de la combinación elegida en el e-líquido.

Cómo ayuda a dejar de fumar un cigarrillo electrónico

No son pocos los estudios e investigaciones que certifican y avalan la eficacia de estos dispositivos para dejar de fumar. Una de las más recientes, conocida como Metaanálisis, confirmó que el número de fumadores de edad adulta que utilizan los vapeadores aumenta hasta en un 28 % sus posibilidades de dejar de fumar.

No en vano, como señala un artículo de la CNN, Reino Unido podría comenzar a recetar cigarrillos electrónicos desde el Servicio Nacional de Salud dentro de los planes para disminuir la tasa que tiene este país de tabaquismo.

Y es que el sistema que ofrecen los vapeadores permite que el fumador vaya reduciendo progresivamente el consumo de cigarrillos, evitando pasar por el periodo de abstinencia que obliga a recaer una y otra vez en el consumo de tabaco. Como se sabe, es la nicotina la que provoca la ansiedad y la “necesidad” de volver a coger y encender un cigarro.

Pero, usando un vaper, la cantidad de nicotina puede controlarse, reduciendo la cantidad en el e-líquido lentamente, al ritmo que el propio organismo lo vaya requiriendo. Recordemos que la nicotina posee un poder persistente enorme, superior que la peor de las drogas, por lo que los fumadores lo tienen muy difícil para dejar esta adicción. Pero, poco a poco, el cuerpo dejará de pedir esta sustancia, siendo el propio fumador el que vaya regulando la cantidad de nicotina y, de este modo, sin ser consciente de ello, sin presión y sin pasar por la peligrosa línea de la abstinencia, habrá nacido un exfumador más.

El vapeo, recomendado por las grandes instituciones de la salud

Existen un buen número de organismos que defienden esta fórmula para dejar de fumar en contraposición de aquellos intereses económicos que dudan sobre su efectividad y suponen algún tipo de riesgo para la salud.

Estas son algunas de las instituciones que defienden el uso de los cigarrillos electrónicos para dejar de fumar.

1.       World Health Organization (2020)

Desde esta organización procede la afirmación de que los cigarrillos electrónicos reducen la exposición de los usuarios a numerosos tóxicos y elementos cancerígenos que sí se localizan en los cigarrillos de tabaco combustibles.

2.       Royal Australian & New Zealand College of Psychiratrist (2017)

Diversos estudios han demostrado que si se poseen determinadas enfermedades mentales es mucho más difícil dejar de fumar. Con los cigarrillos electrónicos, se facilita de forma segura y controlada la administración de nicotina a quienes no pueden dejar este vicio, minimizando notablemente los daños asociados a fumar tabaco.

3.       Cancer Society of New Zealand (2019)

La Asociación contra el Cáncer de Nueva Zelanda da por sentado que este sistema y sus productos asociados son menos perjudiciales para la salud que los productos derivados de la combustión de tabaco.

4.       National Health Service Scotland (2017)

 Con la lógica premisa de “Fumar mata”, esta institución considera prioritario ayudar a las personas a dejar de fumar por completo. Afirma que existe un amplio consenso en la evidencia de que usar vapers consigue este objetivo y es mucho menos dañino que fumar tabaco.

5.      Public Health England (PHE) (2018)

Por su parte, la PHE inglesa asegura que, con una reducción del 95% de los efectos dañinos, vapear es notablemente menos arriesgado para la salud que fumar.

6.       British Medical Association (BMA) (2017)

Desde la BMA británica afirman que disminuye el número de fumadores con ayuda de los cigarrillos electrónicos, siendo pues una muy herramienta útil.

El cigarrillo electrónico como herramienta contra el tabaquismo
Comentarios