La cifra de fallecidos en la explosión de un ducto de gasolina en México aumenta a 79

Explosión en México. / RRSS.
Explosión en México. / RRSS.

Mientras el número de víctimas mortales sigue en ascenso, otras 81 personas han resultado heridas en la tragedia que sacudió este viernes al municipio de Tlahuelilpan, de las cuales 66 continúan en centros médicos y se prevé que dos de ellos sean dados de alta por mejoría.

La cifra de fallecidos en la explosión de un ducto de gasolina en México aumenta a 79

La cifra de víctimas mortales a causa de la explosión de una toma clandestina de combustible en Tlahuelilpan (Hidalgo, México). sigue en ascenso: al menos 79 personas perdieron la vida este viernes durante el robo de gasolina en un ducto de Petróleos Mexicanos (Pemex), mientras otras 81 resultaron heridas por el mismo motivo. Un desastre que se veía venir.

Según informó el ministro de Salud, Jorge Alcocer, en rueda de prensa, "se han agregado a los 73 contabilizados seismás, y podemos señalar que 79 mexicanos han fallecido a consecuencia de esta explosión", dijo, agregando que de las 81 personas que resultaron heridas, 66 continúan en centros médicos y se prevé que dos de ellos sean dadas de alta por mejoría.

"El panorama se ha ido endureciendo para todos nosotros", ha comentado este domingo el gobernador del estado de Hildago, Omar Fayad. "A medida que han pasado las horas, las expectativas de encontrar personas vivcas prácticamente desaparecieron. Y entre las que se encuentran heridas, en muchos casos se ha ido agravando", agregó.

Lucha contra el robo de combustible

Recientemente, en México, el robo de combustible ha sido tifipicado como un delito grave. El fiscal general del país centroamericano, Alejandro Gertz, no obstante, explicó que no se busca "victimizar" a toda la población, pero sí hallar a los culpables. "La fuerza de la explosión fue de tal naturaleza, que prácticamente lo único que quedaron fueron los terrenos, que son parte de los trabajos de investigación junto con las declaraciones de los testimonios", explicó.

Por su parte, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, desde que llegó al poder a comienzos del pasado mes de diciembre, ha sostenido una batalla campal contra el robo de hidrocarburos a través de los ductos de Pemex, que, de hecho, lleva años gestándose en dicho país y que solo el año pasado le costó al Gobierno –y, por supuesto, a la compañía– cerca de 3.000 millones de dólares.

Con motivo de su plan contra el robo de hidrocarburos, a comienzos de año López Obrador ordenó el cese de flujo de combustible por varios ductos de Pemex, algo que, a su vez, desató una crisis de desabastecimiento en diez estados de México, cuyos habitantes han sido testigos de cómo las estaciones de servicio se quedan sin gasolina. El mandatario mexicano confía en que su estrategia para combatir el hurto de combustible acabe con la corrupción de la estatal petrolera y fortalezca la empresa. "Las instituciones estaban secuestradas por bandoleros, por una pandilla de rufianes, de corruptos", apuntó López Obrador. @mundiario

La cifra de fallecidos en la explosión de un ducto de gasolina en México aumenta a 79
Comentarios