Buscar

MUNDIARIO

Unos científicos crean por primera vez unos organismos "reprogramables"

Expertos estadounidenses han anunciado la creación de unas "máquinas vivientes" que podrían hacer grandes cosas en el futuro de la medicina. 
Unos científicos crean por primera vez unos organismos "reprogramables"
Biobot creado por los expertos estadounidenses. / RR SS.
Biobot creado por los expertos estadounidenses. / RR SS.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

A medio camino entre una máquina y un ser vivo, así podría describirse a los nuevos organismos creados por expertos estadounidenses capaces de ser "reprogramados" para llevar a cabo tareas específicas.

Las "máquinas vivientes" fueron creadas con células animales y pueden llevar a cabo tareas muy sencillas. Los invrstigadores fueron financiados por el Departamento de Defensa de EE UU y piensan que sus “organismos reprogramables” podrían servir en un futuro para amplias labores en el sector salud. 

Los autores de las máquinas vivientes han sido los biólogos Michael Levin y Douglas Blackiston, y los expertos en robótica, Josh Bongard y Sam Kriegman. Para dicho logro los expertos utilizaron dos células de la rana de uñas africana: las células de su corazón (contráctiles) y las de su piel (más pasivas). El resultado final nos presenta a una  máquina de medio milímetro que puede moverse en una dirección determinada por sus creadores.

Conocidos como biobots, Levin cree que estos organismos pueden generar muchas preguntas, pero con el paso del tiempo ayudarán a comprender y abrir muchas puertas en la medicina.

“Una vez que descubramos cómo incitar a las células a construir estructuras específicas, no solo tendremos un impacto enorme en la medicina regenerativa —construyendo partes del cuerpo o induciendo su regeneración—, sino que podremos utilizar estos mismos principios para mejorar la robótica, los sistemas de comunicación y, quizás, las plataformas de inteligencia artificial”, ha reflexionado Levin.

“Si logramos automatizar la fabricación de los diseños por ordenador, podríamos concebir enormes enjambres de biobots. Y estos podrían incluso ser capaces de unirse en tamaños cada vez mayores. Podríamos tener biomáquinas muy grandes en el futuro”, han dicho los investigadores en la revista especializada PNAS. 

“Es difícil saber ahora si esta tecnología podría tener consecuencias no deseadas o cómo alguien podría abusar de ella. Pero creemos que, si esta tecnología madura, podríamos necesitar una regulación. Ya está ocurriendo con la inteligencia artificial y con la robótica, que durante mucho tiempo estuvieron sin regular”, aseguraron. @mundiario