China sortea una catástrofe ambiental tras el hundimiento del petrolero iraní

Hundimiento del barco petrolero Sanchi. RR SS.
Hundimiento del barco petrolero Sanchi. / RR SS.

La mancha de combustible dejada por el barco se extiende por un área de 120 kilómetros cuadrados en el mar del Este, mientras, los agentes chinos hacen lo que pueden para evitar un desastre medioambiental.

China sortea una catástrofe ambiental tras el hundimiento del petrolero iraní

El domingo 14 de enero terminó de concretarse lo que muchos temían: el barco petrolero iraní Sanchi se hundió en aguas chinas en el mar del Este. Lo peor del caso, es que en el momento de su hundimiento, el barco contaba con 136.000 toneladas de petróleo y cerca de un millar de toneladas de diésel para sus motores. Esto ha dejado un derrame de petróleo de cerca de 120 kilómetros cuadrados, lo que podría ser uno de los mayores desastres medioambientales en décadas.

El desastre comenzó hace poco más de una semana cuando Sanchi chocó con un carguero de Hong Kong. Ahora, puede estar gestándose un desastre que los equipos chinos de limpieza marina intentan evitar, pero la cosa podría ser muy difícil. Expertos afirman que el desastre es peor que el causado por el Exxon Valdez en 1989 y que se asemeja al ocurrido en 2002, cuando el Prestige se accidentó en las costas gallegas y trasladaba 77.000 toneladas de diésel. Algunas voces apuntan que no es el mismo hidrocarburo, pero que de todos modos es una mezcla poderosa que podría dañar el medioambiente.

La mezcla que trasportaba el Prestige era diésel, una de las variedades más contaminantes; mientras que el Sanchi se encargaba de trasportar una variación condensada que produce Irán, pero que puede ser tan tóxica como la primera. ¿La razón? La variedad condensada es muy ligera y se establece en la superficie del agua en una mancha que no se puede ver, por lo que complica su limpieza, además de ser sumamente tóxica para la vida marina.

Columna de humo liberada por Sanchi. RR SS.

Columna de humo liberada por Sanchi. / RR SS.

El petróleo del Sanchi empezó a arder desde su choque hasta que se hundió el domingo 14. Según el Ministerio de Transporte, antes de que el barco terminará bajo el mar el equipo de rescate logró dar con la caja negra de la embarcación y con dos cuerpos de los tripulantes. Las autoridades han descartado hallar a algunos de los miembros de la tripulación con vida y que estaba compuesta por 32 personas -30 iraníes y dos bangladesíes-.

En cuanto a la contaminación que afecta al mar del Este de China,  el ecólogo marino Chen Shang, aseguró a la revista china Caixin, que es necesario esperar las peores posibilidades puesto que el petróleo se terminará liberando en el fondo del mar terminando de afectar a toda la vida marina de la zona en donde hacen vida cetáceos, peces y pájaros.

Por su parte, el académico Lin Boqiang, del Instituto de Investigación sobre Economía Energética de la Universidad de Xiamen, declaró para Global Times que “el petróleo condensado probablemente se verterá del barco hundido y cualquier tipo de vida marina que entre en contacto podría verse muerto”.

En cuanto al suceso y las causas del accidente, las autoridades están en plena investigación revisando los últimos datos registrados por la caja negra. El petrolero se dirigía a Corea del Sur cuando chocó con un el barco hongkonés que trasportaba cereales, los 21 tripulantes de este barco lograron sobrevivir y se espera que sus declaraciones esclarezcan el suceso. @mundiario

China sortea una catástrofe ambiental tras el hundimiento del petrolero iraní
Comentarios