Buscar

MUNDIARIO

China acepta la entrada de una misión de la OMS que investigará el origen de la pandemia

El hermetismo, el secretismo y el misterio del Gobierno chino en torno a esta pandemia sigue siendo una de las incógnitas más grandes del mundo. El régimen comunista de China, posiblemente, sabía del virus mucho antes de su aparición.
China acepta la entrada de una misión de la OMS que investigará el origen de la pandemia
Un médico chino con su traje de bioseguridad para atender pacientes con Covid-19 en un hospital en Wuhan, la zona cero de la pandemia. / CNN
Un médico chino con su traje de bioseguridad para atender pacientes con Covid-19 en un hospital en Wuhan, la zona cero de la pandemia. / CNN

Volvemos a la zona cero de la actual crisis mundial. Descubrir la fuente y el factor biológico que causó la tercera pandemia más devastadora de la historia de la humanidad es tal vez uno de los mayores retos globales para el 2021. La segunda potencia mundial finalmente ha cedido a las presiones de la comunidad internacional para que, a pesar del sesgo y el autoritarismo de su régimen comunista, acepte la llegada de un equipo especial que determinará el origen del virus SARS-CoV-2.

Y es que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado este lunes de que el Gobierno de China, a través de la Comisión Nacional de Sanidad, aceptó la entrada al país asiático de una misión que investigará cómo y dónde se produjo el microorganismo que formó el nuevo coronavirus que causa la Covid-19, causa directa de más de casi 2 millones de muertes y más de 80 millones de contagios en todo el planeta desde el año pasado hasta la fecha. 

El director de la OMS, Tedros, Adhanom Ghebreyesus, ha celebrado este lunes el anuncio chino. “Esperamos trabajar estrechamente con nuestros homólogos chinos en esta misión crítica para identificar el origen del virus y su ruta de introducción en la población humana”, publicó hoy en su cuenta de Twitter.

Asimismo, la autoridad sanitaria del planeta aseguró en un comunicado que "la misión a China es para encontrar el origen del COVID-19, no para encontrar culpables".


Quizás también te interese:

China irrumpe en la comunidad internacional


Este hito en la trayectoria de una crisis global que ha dejado destrucción sanitaria, humanitaria, económica y social a su paso por 10 meses se ha logrado tras una serie de intensas negociaciones, comunicaciones diplomáticas y exhortaciones de la autoridad sanitaria mundial a Pekín para que acepte una investigación independiente con la que no se le responsabilizará por el estallido del brote, sino que servirá para conocer cómo y por qué nació este letal virus.

Aun así, China busca apartarse de cualquier señalamiento o implicación directa e indirecta en el surgimiento de un microorganismo que, se crea o no, pudo haber tenido algún caldo de cultivo en el extremadamente contaminado ecosistema del país asiático, producto de las emisiones de dióxido de carbono de sus enormes industrias, que han intoxicado el aire de ese país a niveles absolutos. 

Ese equipo de la OMS, compuesto por una decena de expertos internacionales, aterrizará el jueves, según la Comisión Nacional de Sanidad. La misión traerá consigo a biólogos, virólogos, epidemiólogos, inmunólogos y expertos en vacunas para crear una fuerza multidisciplinaria que permita darle una explicación mundo de por qué se desató esta pandemia voraz, que alteró por completo el sistema de vida de la humanidad.

En un escueto comunicado ―de una sola frase―, la Comisión Nacional de Salud en Pekín confirmaba finalmente este lunes que el grupo “visitará China el 14 de enero y llevará a cabo labores de investigación conjuntas con expertos chinos sobre el rastreo del nuevo coronavirus”.

Sin embargo, el hermetismo, el secretismo y el misterio del Gobierno chino en torno a la pandemia sigue siendo una de las incógnitas más grandes del mundo en la era moderna, pues las evidencias científicas y los informes de inteligencia de Estados Unidos apuntan a que, efectivamente, el régimen comunista que gobierna al gigante asiático, presidido por el dictador Xi Jinping, es responsable de la expansión y la falta de control del virus tanto dentro como fuera de China.

Las autoridades sanitarias chinas ha precisado la duración de la visita, que se calcula entre cinco o seis semanas (los expertos tendrán que guardar cuarentena al menos las dos primeras) y que tiene a Wuhan, la ciudad donde se originó el virus, como destino principal. El anuncio de la llegada de la OMS se ha producido el día en que se cumplía un año desde que China anunció la primera víctima mortal de la covid, el 11 de enero de 2020.

Diversos reportes clasificados del Gobierno de Estados Unidos, a los que tuvo acceso la cadena CNN el año pasado, detallan cómo se creó una política sistemática en la cúpula comunista de Pekín para ocultar, maquillar y alterar las estadísticas de los contagios y muertes por Covid-19 en el país, y hacia el resto del mundo, con el objetivo de que China no fuese señalado como el culpable de la pandemia, pero esos informes señalan también que el Gobierno chino ya sabía de la existencia del virus y que, presuntamente, la cepa de la Covid-19 ya estaba contenida en laboratorios del Estado en Wuhan, la zona cero de la pandemia. @mundiario